miércoles, 30 de diciembre de 2009

Una sugerencia para el 31 de diciembre

Este 31 de diciembre, debido a condiciones astrológicas y apertura de portales, será un día adecuado para liberar todo lo que deseas. Te invito a que escribas en un papel: actitudes, situaciones, personas, ideas, paradigmas, decretos, pactos, lo que necesites soltar, “en cualquier tiempo, lugar, dimensión o condición”. Agradece y bendice todo eso, que te ha servido para desarrollarte, aprender y crear. Hazlo con alegría y libertad. Luego, quémalo.

Eso dará un empujón inicial para tu intención de liberarlo en tu vida cotidiana. Te recuerdo que saber y comprender no significan nada más que eso. Para que sea realidad tiene que ser realidad en ti, en tus pensamientos y emociones de cada momento, en tus actos diarios, en tu cuerpo, en tu vida concreta.

También, puedes escribir tus propósitos e intenciones para el próximo año. Escucha tu corazón. Desoye los llamados de la sociedad consumista. HACER y TENER vienen de SER.

Aprovecho esta oportunidad para agradecerte que me hayas acompañado abrazando la vida. Aprecio cada instante de luz que hemos compartido. Te deseo lo mejor para este 2010: que ilumines el maravilloso potencial que traes para una vida alegre, abundante, creativa, sabia, potente, amorosa. Conéctate a Dios/Diosa y entrégalo. Somos co-creadores.

Un abrazo desde el alma.

lunes, 28 de diciembre de 2009

¿Te culpas de viejos y nuevos pecados?

En esta parte del mundo, hemos crecido, sin importar cuál religión nos hayan inculcado, en la noción de pecado. Cito al diccionario: transgresión voluntaria de preceptos religiosos; cosa que se aparta de lo recto y justo o que falta a lo que es debido; exceso o defecto en cualquier línea.

Desde niños, hemos sido acusados de “malos” o amenazados con dejar de ser queridos por nuestros padres o Dios si transgredíamos las reglas, a veces de nuestros mismos padres y otras de lo que se suponía que el Creador había dispuesto.

Generalmente, no tomamos demasiada conciencia de cuán marcados estamos por estos conceptos. Y es a fuego… el fuego del Infierno!! Como adultos y en esta época nihilista y cínica, creemos que ya estamos de vuelta, pero no es así. Nuestros Niños Internos están todavía tomados por la culpa y el castigo que generaron estos pecados en su frágil conciencia.

Son notables las marcas que dejan estas enseñanzas en nosotros. Muchas veces, cuando estamos analizando ciertos fracasos y traumas con pacientes, surgen estas sensaciones de haber sido considerados malos por no obedecer o no responder a las expectativas o no comprender o tener ciertos deseos o conductas. La percepción de ser malos, de no merecer, de estar fallados, de estar perdidos en el Purgatorio (cuando no en el Infierno) es muy fuerte, aunque no se tenga exacto conocimiento de ello.

Pecado mortal es, según la doctrina católica, el que priva al hombre de la vida espiritual de la gracia y lo hace enemigo de Dios y digno de la pena eterna. Si se le dice esto a un niño inocente y cándido, queda en su inconciente. Como en la infancia todos nos creemos el centro del mundo, cualquier cosa “mala” que sucede la consideramos nuestra culpa, se trate de algo generado por nosotros o por otras personas. De ahí, a creer que Dios no nos ama y que no somos dignos de su gracia, hay un paso.

Como escribí muchas veces, en este plano, la Luz y la Oscuridad ha sido el juego que estamos jugando. Pasamos por la Oscuridad para conocer la Luz. El que lo hayamos hecho un juego tremendamente doloroso y sufrido, es nuestra responsabilidad. Por eso, es necesario replantearnos los conceptos que nos manejan desde adentro y desde afuera y tratarnos con la compasión y el amor que Dios tiene para nosotros siempre.

Hace tiempo, estoy observando que, a los que están en temas espirituales y creen que han superado estas instancias, les han surgido nuevos pecados. Por un lado, aclaro que los viejos siguen teniendo vigencia para muchos, por más que parezca que no. Por otro lado, ahora han acumulado otros: ¿no eres vegetariano?, ¿no comes sano?, ¿vas al médico alópata?, ¿no haces actividad física?, ¿no lees a los gurúes del pensamiento positivo?, ¿no meditas?, ¿no estás en un grupo espiritual?

También, encontramos pecados capitales: ¿sigues cayendo en los mismos errores, aún cuando ya sabes todo?; a consecuencia de ello, ¿te has enfermado?, ¿sigues con carencias económicas?, ¿no eres feliz todo el tiempo?

Sea que “cometas” los viejos y/o los nuevos pecados, lo que tienen en común es una idealización, una exigencia, un canon de lo que se DEBE ser o hacer o tener. Ese modelo es dominante, unidireccional, pretendidamente totalizador. En la realidad, no permite las diferencias, la experimentación, la duda, la novedad, la trascendencia.

Cada uno de nosotros somos una plantilla absolutamente personalizada, maravillosamente valiosa, fértil, exuberante, interdimensional, que estamos interactuando en una Matrix que le da a cada uno lo que cree. Si nos atamos a modelos preestablecidos y nos maltratamos con críticas y culpas, no sólo restringimos esa fecunda creatividad que poseemos sino que además no dejamos surgir ese luminoso potencial que traemos.

En este nuevo año que se inicia, te invito a liberar esas plantillas autolimitantes, aceptarte y apreciarte en la integridad de lo que eres y a crear tu vida en la gracia de Dios/Diosa, que te ha creado en su Luz y su Amor, en donde resides todo el tiempo.

sábado, 26 de diciembre de 2009

El Carnaval de la Mariposa

Me encantó este corto sobre la motivación, la superación, la aceptación y la esperanza. Te invito a verlo:

parte 1 http://www.youtube.com/watch?v=9582NStUdqU
parte 2 http://www.youtube.com/watch?v=BUBPX28_mAE&feature=related

jueves, 24 de diciembre de 2009

Gratitud

Este ha sido un año de mucha liberación. Quienes están trabajando desde su interior, han notado cómo aparecían las oportunidades de soltar ideas, emociones, karmas, relaciones, trabajos, etc. Para quienes todavía están en el sueño de la dualidad, esto habrá sido mucho más duro al querer aferrarse a lo viejo y no poder fluir con los cambios.

Es un tiempo de integrar lo divino en lo humano y, para ello, es necesario dejar atrás los condicionamientos de siglos. La Nueva Energía es simple, potente, amorosa, sabia. La estamos estableciendo entre todos.

En este día de Navidad, podemos escribir lo que deseamos liberar y luego quemarlo; y podemos escribir lo que deseamos crear en nosotros para compartir con los demás. Sería bueno que lo leyéramos en voz alta, con entusiasmo y alegría, ya que la palabra tiene poder. Recuerda agradecer todo.

Desde mi lugar, deseo continuar acompañándote cada vez con más cercanía, amor y sabiduría. Aprecio profundamente que estés allí. En esta matrix virtual que es Internet, nuestros corazones se han encontrado mágicamente y laten abrazando la vida. Gracias a Dios/Diosa por hacerlo posible.

martes, 22 de diciembre de 2009

Verde, que te quiero verde



El domingo, venía viajando en el tren y veía la proliferación asombrosa de la vegetación, debido a tanta lluvia en estos meses. Me parece maravilloso esa capacidad de la Naturaleza de renovarse y crecer bajo cualquier entorno y de propagarse y diseminarse profusamente en condiciones privilegiadas (cosa que deberíamos notar y tomar para nosotros).

Yo soy de Entre Ríos, cuyo lema es "Todos los verdes", así que me la paso mirando árboles, flores, arbustos, yuyitos, lo que sea que tenga ese color continuamente en la ciudad. Buenos Aires tiene mucho verde y yo vivo en un barrio que es generoso en plantas. Eso me ha ayudado a adaptarme mejor y a apreciarla más. Tengo sangre verde en lugar de roja...

domingo, 20 de diciembre de 2009

Más Abundancia

Concha, con su habitual generosidad en los aportes, me recomienda en el post Abundancia un libro: El Código del Dinero. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice su autor. Es más, lo puse en práctica, a los ponchazos, haciendo lo que podía, pero con ciertas premisas que iban surgiendo en mí, sin saber porqué. Por ejemplo, no creer que el empleo era la única posibilidad de trabajo. Desde el inicio, estuve en grandes multinacionales, pero pronto advertí que ese no era el futuro que yo deseaba. Aún teniéndolo “todo”, me fui a hacer mi propio camino, sin saber cuál era. Lo encontré con el correr del tiempo.

Nos han vendido un “sistema” de esclavitud en el que invertimos todo, sin pensar que hay otras opciones y sin darnos la posibilidad de explorarlas. Lo más interesante es que, cuando lo hacemos, aparece la verdadera abundancia.

Como escribí en el post, lo que necesité surgió, llámese dinero, contactos, apoyo, vivienda, ayuda, lo que sea. De alguna forma, como bien dice Concha, me mente era próspera, aún cuando yo no lo tenía claro. Ahora, terminé un “doctorado” en Abundancia, totalmente práctico y lleno de aventuras hermosas o terribles, olvidadas en la niebla del tiempo. Y no se trata de dinero: como dice Raimon Samsó, el autor del libro: “En la era de la agricultura, la riqueza era la tierra. En la era industrial, la riqueza era el capital. En la era de la información, la riqueza es la información. En la era de la conciencia, la riqueza será un nivel de conciencia superior”.

Mientras escribo esto, por la ventana a mi lado, veo un impresionante show de fuegos artificiales: gratuito, a mi alcance, abundancia pura.

sábado, 19 de diciembre de 2009

El poder del arte

Estoy mirando en la televisión el show de Celine Dion en Las Vegas y, a cada rato, se me saltan las lágrimas. Además de su voz, me maravillan las letras de algunas canciones, las coreografías, las luces, la escenografía, el vestuario, todo es un combo perfecto. Pero, sobre todo, me conmueve el trabajo mancomunado de cientos de personas para hacer eso posible, para tocar nuestro corazón a través de la poesía, la música, la danza, el arte en su expresión unificada. Tiemblo al escribir esto. Es el amor hecho belleza...

viernes, 18 de diciembre de 2009

Abundancia

Hoy, ha sido un día “histórico” para mí. En una gran movida de saneamiento económico que comenzó hace unos tres años, lo último que quedaba pendiente fue negociado hoy. Y, como me dijo un Guía hace mucho, “en tus caídas, siempre has encontrado confortables almohadones que amortiguaron tus golpes”, así fue una vez más. Esto llegó en el momento apropiado y con abundancia caída del cielo.

Siempre me he movido en los márgenes del sistema y le he hecho más caso a mi interior que al exterior. Inclusive, he necesitado momentos de soledad, sanación y calma y el dinero siempre ha aparecido. Como también me dijo mi Guía: “la Provisión está asegurada”. Y he aprendido a entregarme y confiar que lo está… como lo ha estado y lo estará.

Ahora, todo está en su lugar. Es tiempo de integración. Mis aspectos están en armonía y lo interno fluye con lo externo. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Oscuridad y Luz

Con respecto al post anterior, me preguntaron cómo "hacer ese milagro" de amar esos aspectos oscuros, si nos molestan continuamente o nos dañan. En principio, se trata de hacerles un lugar en nuestro espacio interno. Esto no es algo que comprendemos exactamente. Todos tendemos a considerar sólo ciertos aspectos como "nuestros" o "verdaderos". El resto (los que no nos gustan o no podemos ver o son demasiado buenos para ser ciertos) los negamos y los proyectamos en otros. Así, somos la mitad de lo que somos y perdemos energía en ese juego.

Cuando digo que estamos en un tiempo de integración, me refiero justamente a este proceso de traer hacia nosotros esas facetas y utilizarlas en su real dimensión: como oportunidades de aprendizaje. Si podemos aceptarlas y verlas como necesarias para el desarrollo, tomaremos esa posibilidad y encontraremos que, detrás de esa aparente oscuridad, hay mucha luz. Entonces, nos llenaremos cada vez de más luz y, por consiguiente, de amor y quietud.

Esa transformación radical surge de la aceptación, no de la crítica, la ira, la negación, el juicio, la desazón. Poco a poco, esos lugares se van diluyendo en la luz. Mientras eso sucede, le damos un lugar sin activarlos. Sabemos que están allí, pero no le damos poder. Los reconocemos en su papel de gestores de conciencia. Así, tenemos más energía para impulsarnos hacia el amor.

lunes, 14 de diciembre de 2009

¿Te aceptas y te integras?

Frecuentemente, recibo mails acerca de personas que trabajan con “El secreto” o la “Ley de atracción” o nociones metafísicas y, desilusionadas, me comentan que, al final, están más o menos como comenzaron; que, por más que intentaron pensar positivamente, muy poco cambió. Tienen la idea (que es vendida continuamente) de que “todo es mente” y que, pensando mucho algo, esto se producirá.

Es una idea equivocada. No somos sólo una mente. Somos mente, cuerpo, emociones, alma, espíritu. Y esto implica sensaciones, sentimientos, aprendizajes, proyectos álmicos, pensamientos de todo color, el amplio rango que va desde la tragedia hasta el éxtasis. Además, esa mente a la que aluden ni siquiera es el más alto concepto de ella, sino la repetición de programas, mandatos y traumas muchas veces heredados.

En muchos de estos trabajos se trata de hundir esos programas con lindos pensamientos positivos de lo que, supuestamente, deseamos. Pero la presión es tanta que vuelven a surgir tarde o temprano. Al no comprender la totalidad de lo que somos, están destinados al fracaso.

¿Y qué somos? Una impresionante multitud, en distintos niveles. Por un lado, el más cercano lo constituye las facetas de nuestro Ego actual, a las que podemos sumar las de las encarnaciones previas en esta Tierra: una increíble cantidad de experiencias, sabidurías, dones, facilidades, etc., que están a nuestra disposición. Por otro lado, somos Seres Espirituales, así que imagina la enorme vastedad de Luz, Poder, Amor, Creatividad y Paz que están presentes en ti.

Pero, no nos vayamos tan lejos. Comencemos por lo que podemos manejar ahora. Estamos en tiempos de integración. Eso implica, entre otras cosas, reconocer esas facetas que tratas desesperadamente de hundir o negar. Quizás, las sientas en forma de personajes o aspectos de ti que te molestan u odias o te lastiman o te parecen demasiado buenos y hermosos (la oscuridad no es necesariamente maldad, sino simplemente aquello que no ves, que no está iluminado por la luz).

¿Cómo se originaron? Generalmente en tu niñez, debido a traumas o confusiones o heridas o incomprensiones de los procesos. ¿Son culpa de tus padres o tuya? No, por supuesto. Esto es un juego que tú mismo te propusiste y a los que los convocaste. Ese juego tiene un propósito principal, el cual es fundamental que reconozcas o continuarás cayendo en él, sin aprender y frustrándote sin parar.

Los aspectos que te dañan o te bloquean están fuertemente vinculados a las emociones, porque son patrimonio de los niños internos. Si tú tratas de “manejarlos” desde la mente, no conseguirás nada porque seguirán reclamando tu atención en formas cada vez más potentes y no habrá control mental positivo que los acalle.

¿Qué hacer entonces? Dales espacio, escúchalos. Deja de rechazarlos y permite que salgan de la oscuridad, de modo que puedas aceptarlos como partes tuyas que necesitan amor, porque de eso se trata, de que te ames en tu totalidad, de que te reconozcas en la variedad de facetas que te han servido para experimentar la dualidad y, a través de ella, la Unidad.

Muchos de tus miedos están conectados a estos aspectos, que te boicotean porque necesitan ser tomados en cuenta. Tus resistencias a ellos, a lo que es, a lo que está son las que generan estos miedos. En la aceptación, cesa la lucha. Además, así recuperarás la energía que pierdes ocultándolos o mandándolos a batallar afuera o victimizándote.

Al aceptarte e integrarte, verás todos los aspectos de ti y de las situaciones y podrás elegir libremente desde el centro de tu ser, dejando de engañarte con las triquiñuelas de tu mente (manejada por la sociedad) y escuchando tu intuición, el llamado de tu corazón.

Entonces, surgirá espontáneamente el amor, que es el origen y la respuesta a todos tus interrogantes. Estás aquí para amarte y para amar. Y ese amor es sabio, poderoso y creativo. La expresión de Dios/Diosa. Elige su camino.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Todo para mí

Iba en el tren y una señora se puso a hablarle sin parar a su acompañante ocasional. Su discurso era que ella hacía toooodo por los otros ("puedo dar la vuelta al mundo", "morir", "hacer lo que sea") pero nada por sí misma. Se autodenominaba "una madraza", incluso para su marido, a quien decía que lo "consentía demasiado". Ahora, para ella misma, no levantaba un dedo. Por supuesto, se quejaba, pero en su tono había cierto orgullo y sentido del deber bien hecho.

Me hizo recordar a una mujer joven que vino hace años y me contó una serie de desgracias, al final de las cuales me dijo que quería cambiar "por el bien de su hijo". Le comenté que así no iba a servir la terapia, que tenía que hacerlo por ella. Rápida, me contestó: "ah, no, si es por mí, yo me pego un tiro y termino todo".

He notado que estas actitudes, si bien son bastante femeninas, son comunes a quienes no tienen conciencia de sí mismos más que a través de los demás. En sí mismos no existen. Son en razón del rol que cumplen con los demás. Si algo les saca eso, se derrumban totalmente. En las mujeres, se trata de las relaciones (madre, esposa, acompañante, salvadora). En los hombres, se trata del trabajo o el dinero.

El aprendizaje aquí es encontrar el propio valor, sin importar lo que son para los otros sino para ellos mismos. Generalmente, hay muy poca autoestima y falta de proyectos personales. Es una invitación a apreciar el poder del uno en la diversidad.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Un fugaz destello

Recién había terminado de merendar, mientras miraba una película, sentada en mi cama y, en un momento, miro la bandeja frente a mí... y fue como una iluminación instantánea.. sentí la maravilla de estar viva, la celebración del misterio, la gratitud por todo, el milagro de lo pequeño, mi inclusión en el esquema... no puedo explicarlo...

Agradezco ese instante de luz.

lunes, 7 de diciembre de 2009

¿Qué es el Ego?

La energía denominada Ego, es la que te impulsa a querer ser siempre "el mejor", "ser más rico", "el más poderoso de todos", "el más listo", "el más agradable", "el más bonito físicamente", "el más popular en la clase, o en la oficina, o en la escuela, o en el trabajo", "el más agraciado con tu jefe, con tus familiares, con tus vecinos", "el más honesto y franco", "el más valiente y atrevido", "el más consentido", en fin, el Ego es esa Energía que te hace movilizar la adrenalina de tus químicos internos cerebrales, y que por consecuencia, cuando NO LOGRA SER TODO ESO, hace que tu hemisferio cerebral izquierdo sienta envidia, humillación, que han herido "tu amor propio", coraje, deseos de venganza, rencor , etc., y también hace (y casi al mismo tiempo), que el hemisferio derecho cerebral sienta emociones de sufrimiento, de estrés, de drama emocional, de "soledad", de abandono, de complejos de inferioridad, de dependencia, de orgullo lastimado, de hacer sentir lástima a los demás, vamos, de "hacerse la víctima", para poder recibir pedacitos de cariño de donde provengan... es, en una palabra, la Energía más fuerte que hoy en día nos acompaña desde la mañana hasta la noche, eso es el Ego, una fuerza energética que, si lo HACEMOS nuestro amigo, podríamos realizar maravillas con nuestros sentimientos y emociones en el diario vivir.

Y es que el Ego no está para erradicarlo, para expulsarlo de nuestro interior, para sacarlo por la fuerza con prácticas de meditación, oración o yoga, no, nada más fuera de la realidad, pues esa Energía Creada por nosotros mismos (con los paradigmas aprendidos de los abuelos y padres, y que nos fueran enseñados desde que teníamos siete años, bueno, los paradigmas nos los hicieron saber desde que nacimos, pero sólo a esta edad, tuvimos la capacidad de empezar a forjar nuestros fantasmas intelectuales que aun nos acompañan), es la base y el impulso para poder desear y querer experimentar ese "otro lado", denominado UNICIDAD (o también llamada según nuestras creencias, religiosidad en los católicos, hermandad en los Cristianos, unión con Alá en los musulmanes, altruismo en los Budistas, perfección en los Hinduistas, etc.), que es lo contrario a Dualidad, pues en la dualidad el Ego transmite sólo las acciones diarias de nuestro hemisferios cerebrales, sin llevar consigo un sentimiento de unidad, ni solidaridad, y mucho menos de altruismo, pues el hemisferio izquierdo, por lo regular, es el que comanda los actos del ser humano por medio del Ego, y éste en la dualidad está desconectado totalmente del corazón al actuar para con el prójimo. Por el contrario, en la Unicidad , el Ego es comandado diariamente por el Corazón y el sentimiento del Alma, que son los que dirigen al cerebro (y sus dos hemisferios, que poco a poco se empiezan a unificar), y este transmite las acciones al Ego, y entonces cuando es así el Ego se convierte, como por arte de magia, en la palabra Personalidad, o sea, cuando es comandado por el cerebro es Ego, pero cuando es comandado por el Corazón y el Alma es Personalidad. Sí, es sólo cuestión de palabras, que creo aquí en la tercera dimensión, nos ayudan bastante.

El Ego es como un corcel salvaje en espera de que se le dome con paciencia, voluntad y mucho cariño, pues sin esas cualidades es como un niño que salta a las primeras de cambio cuando no es atendido rápidamente con su biberón, y es que la paciencia y la voluntad deben ser continuas, sinceras y con muchos deseos por avanzar diariamente, es como ese cuidado intensivo de algún ser querido que está convaleciente de una operación, el estar atentos al menor movimiento para que no se sienta "solo".

El Ego cuando empieza a ser dirigido por el Corazón y el Alma empieza a ser cabalgado por nuestro Ser Interno, y se empiezan a recrear las benevolencias en sus acciones diarias, ya no se representan los llamados “dramas de control”, ya no existen emociones encontradas, ni heridas, ya no hay víctimas de nadie ni de nada, pues el Ego ha sido domado y, de ser un corcel salvaje, es ahora un potro de cuarto de milla, valiente, seguro de si mismo, honesto, condescendiente. ... la Lámpara de Aladino ha sido limpiada de su polvo que ocultaba y empañaba la belleza de su hechura, y así, ya están dadas las condiciones para que "aparezca" el Genio de la Lámpara, ese Ser Interno Crístico, que hará que más de tres deseos te sean cumplidos, pues cada deseo decretado en comunión contigo mismo será una realidad manifiesta, pues hay que reconocer que, a pesar de ser creadores por naturaleza, "nunca no la hemos creído", pues nuestro hemisferio izquierdo siempre ha pedido pruebas de ello, y en esa duda, nos hemos quedado siempre varados en el camino, a medias de convertir un pez en miles de peces, un vaso con vino en miles de de ellos que lo contengan.

Esto es como una Revolución de nuestras Conciencias, pues, muy en la soledad de nuestros pensamientos, estamos en pláticas con nosotros mismos, y en muchas ocasiones hemos sentido que ya es necesario un cambio que nos permita visualizar el "otro lado", ese lado que nosotros mismos nos hemos negado a reconocer, por estar ocupados desde siempre en nuestras tareas cotidianas, o quizás cuando nos hemos permitido atisbar un poco de ese lado, en épocas en que decidimos iniciar la Meditación, la Oración, la Práctica de Yoga, MerkaBa, Reiki o Energía Universal, al poco tiempo somos vencidos nuevamente por nuestra falta de voluntad, por nuestra desesperación de no ver y sentir "cambios rápidos" en nuestra vida diaria. Y nos preguntamos: ¿por qué ahora que estoy trabajando en la búsqueda de la Unicidad es cuando siento que las personas me comprenden menos?, y es que no nos damos cuenta o no queremos de que no es fácil CAMBIAR tantos años (los que tengas de vida), así como por "arte de magia", pues tenemos tantos años viviendo en la materialidad y la Dualidad y estamos tan acostumbrados a ella para querer que en instantes todo se "componga" a nuestra conveniencia.

Sino, preguntémonos: Cuando un niño aprende a correr, ¿cuánto tarda para dominar esa situación?, ¿cómo empieza, acaso de estar postrado cerca de meses en la cuna, salta a correr?.... necesita paciencia, mucha voluntad, tropiezos, caídas, raspones, golpes, gatear, trastabillar, caminar con andadera, dar pequeños pasitos, caminar solito, caminar erecto y sin bamboleo, y finalmente llega el premio de levantar la cosecha , después de "haber sembrado la semilla en la Tierra " puede correr, y cuanto estuvo ese niño en la condición anterior de no caminar, nueve meses en formación y quizás 12 ó 14 meses más aprendiendo. Y nosotros llevamos tantos años de vida en la materialidad, ya estamos más que acostumbrados a ella, nuestros días son dedicados a las acciones de satisfacer sólo nuestras necesidades físicas y mentales y no tenemos como ese niño, 22 meses en ello, tenemos años, repitiendo los mismos actos, ya estos se han cristalizado en nuestra mente, ya se realizan como en automático, pues nuestro ego manejado por nuestro cerebro cada mañana se viste con una armadura, un escudo y una espada, y sale a la calle a guerrear, a estar siempre a la expectativa, de "que no me ganen el puesto que me ha costado años conseguir", "de no perder a mi pareja sentimental" , " de que mi negocio no se vaya a cuestas", " de esto....", "de aquello...." , siempre en la preocupación y el miedo de pérdida de algo o de alguien, o de ser "echado a un lado", miedo de nunca ser el último, de no quedar "solo" nunca, miedo al pasado , al futuro, etc.

Entonces, porque deseamos cambiar en tiempo tan corto y nos desesperamos rápidamente si no vemos resultados, nuestro ego empieza a culpar a todo lo que se encuentra a su paso. ¿Y la voluntad y la paciencia?, ¿por qué nos fijamos afuera de nosotros para querer saber si estamos cambiando?, ahí empezamos mal, el cambio es INTERNO, y si cambiamos internamente, entonces el cambio es por antonomasia EXTERNO. No debemos buscar parámetros externos para decirnos cuánto estamos cambiando internamente, nunca debemos hacer esas comparaciones, pues ahí el ego nos da la respuesta que desea escuchar: “entre más cambio, menos soy comprendido por los demás...” y ahí termina la búsqueda, ahí termina el trabajo, la poca voluntad y paciencia han terminado en ese "razonamiento" tan dualista.
Si queremos comparaciones, entonces preguntémonos cosas simples, por ejemplo cómo pintar una casa, ¿cómo empezamos, arriba del color viejo y sucio que tenía? ¿O primero quitamos esa suciedad para apenas empezar a pintarla con esos colores nuevos radiantes? ¿Qué es más difícil? Primero quitar la vieja capa de pintura y después aplicar la nueva. Lo es, pero eso es lo correcto: hay que limpiar primero, para poder empezar... primero tenemos que limpiarnos internamente para poder irradiar externamente y empezar a "ver y sentir ese cambio". Nunca al revés, no podemos pedirle a la gente que se comporte para así empezar a cambiar nosotros... el cambio empieza con nosotros, de adentro hacia fuera.
Y no tengamos esos engaños mentales de desear ver en los demás lo que es mío, lo que estoy empezando a practicar... si deseamos tener Parámetros Medibles de nuestros cambios internos, preguntémonos lo siguiente:

- ¿Cuántas palabras negativas dije hoy, con respecto de ayer?
- ¿Cuántos pensamientos oscuros tuve hoy, con respecto de ayer?
- ¿Cuántas acciones negativas realicé hoy con respecto de ayer?
- ¿Cuántas emociones y sentimientos de sufrimiento tuve hoy, con respecto de ayer?
- ¿Cuánta Tolerancia, Altruismo, Compasión y Misericordia, tuve hoy con respecto de ayer?

Y si nuestras respuestas fueron: que hoy critiqué MENOS, hablé menos de la gente y de las cosas superfluas, me entrometí menos en los asuntos donde no debo intervenir, si hoy tuve menos pensamientos negativos y de rechazo para con los demás, que mis acciones fueron de altruismo, de compasión y mis emociones no me "atraparon" más en el sufrimiento, el victimismo y la soledad... entonces estoy avanzando en la Unicidad y dejando atrás la Dualidad , y por ende, mi Ego empieza a ser COMANDADO por el Corazón y por mi Alma, y por lo tanto mis dos hemisferios cerebrales sólo recrean acciones y pensamientos que sirven para un Bien Común más Elevado, donde ya no tiene cabida el corcel salvaje sin rumbo ni camino.

Ahora se es un místico, ¿y qué es un místico? No se piense que es algo fuera de este mundo, o algo oscuro, no para nada, un Místico nace cuando ha domado su Ego para convertirlo en su propia Personalidad, y ella está en comunión con su Alma, ambas están en equilibrio, ha limpiado su "hogar interno" de dudas, miedos y sinsabores, y sin proponérselo, es un Maestro, pues sin querer ha influenciado su alrededor, y cuando influencias eres un Maestro, y un maestro no tiene pasado, un Maestro es libre por su verdad, se ha conocido a sí mismo, y su verdad lo ha liberado, ya no hay yugos ni cadenas en su mente, ni en su cuerpo y mucho menos en su corazón ni en su Alma... ahora es LIBRE, no hay apegos emocionales, materiales ni sentimentales. .. conoció la Verdad y se hizo Libre....

sábado, 5 de diciembre de 2009

Exagerada-mente

Creo que los argentinos, en esta mezcla multicultural que somos, hemos tomado la exuberancia de los italianos meridionales como un rasgo nacional. Se nota en la ampulosidad de los gestos, el movimiento de las manos, el hablar a los gritos, las carcajadas generosas, el tocarnos al comunicarnos, el tomar todo a la tremenda… la exageración en general.

Mis padres descienden de italianos del norte y son menos notorios en sus manifestaciones físicas pero igualmente tenían ese dramatismo al encarar cualquier cosa, sobre todo mi padre. En algún momento de mi vida, comencé a notar esa actitud en mí. Reaccionaba con la misma excitación a algo mínimo como a algo importante. Ya casi no había medida, todo era intenso.

Me di cuenta lo perjudicial que era esto. Vivía con la emocionalidad al tope, estresada, ansiosa, apurada, generalmente por asuntos de los cuales ya me había olvidado a los dos días. Incluso, usaba esos temas menores para tapar los verdaderamente significativos y así seguir en esa rueda de susceptibilidad recargada. Cuando comencé a transformar esto y pude discriminar y accionar acorde a las circunstancias, todo se puso en su lugar.

Todos los latinos tenemos estos rasgos y están bien: el tema es usarlos para nuestro provecho y no para dañarnos.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Carne de diván

Tengo pacientes que se llaman así a ellos mismos, en el sentido de que han hecho mucha terapia (de distintas variantes). Algunos se sienten agradecidos por sus progresos, pero sienten que todavía no han llegado a ese potencial que traen o que desean una integración para lo que ahora están listos. Otros piensan que siguen dando vueltas a sus temas sin llegar a una solución verdadera. Otros pasan de uno a otro en el auto-engaño de que están haciendo algo, pero no lo consiguen.

Un denominador común es que están llenos de información pero que no saben incorporarla, o sea llevarla a la práctica. A eso me dedico: comienzo directamente por su lección principal y ayudo a concretarla, con pasos simples y efectivos.

El otro día, una mujer me dijo: “en dos meses, me di cuenta de mis juegos y de cómo revertirlos más que lo que había hecho en veinte años”. Ella estaba preparada. Ya no deseaba seguir en el sufrimiento y la frustración. Cuando alguien tiene la intención pura, encuentra quien lo acompaña a lograrlo.

lunes, 30 de noviembre de 2009

¿Eliges el Amor?

Además de informar acerca de los tres Portales, transcribí la canalización de Metatrón porque comparto el paradigma de que sólo el amor es la solución.

¿Suena tonto o idealizado? Quizás sí, porque no comprendemos la fuerza del amor. Encuentro que la mayoría hablamos de él pero poco lo conocemos y menos lo vivimos. En realidad, la única forma de resolución y sanación que usamos es la de la lucha y la agresividad.

No sabemos otra cosa. Reflexionemos: ¿en qué momentos la humanidad ha hecho progresos extraordinarios?, ¿cuándo la gente se ha unido sin importar las diferencias?, ¿en cuántas oportunidades se ha logrado reunir ingentes cantidades de energía de todo tipo en aras a un objetivo común? En las guerras.

Es lamentable reconocerlo, pero la guerra parece ser nuestra más antigua religión. Une los pueblos en un esfuerzo que borra las diferencias y saca lo mejor y lo peor de cada uno y de los grupos.

En lo individual, nos llenamos la boca con las magnificencias del amor, lloramos con las películas y canciones románticas, leemos libros sobre su importancia, pero, al momento de poner en práctica una solución, recurrimos a la confrontación.

El enojo, la violencia, la venganza, el resentimiento, el agravio tienen tal ímpetu que se presentan como el método adecuado para resolver cualquier problema. En comparación, la conciencia, la aceptación, la comprensión, el amor se antojan suaves, tibios, blandos.

No creemos en ellos. En la teoría, nos conmovemos. En la realidad, dejamos surgir los monstruos oscuros que prometen victoria. Pero… son promesas vanas. Así estamos. Notoriamente evolucionados materialmente, con algunas “batallas” ganadas en lo social, pero, en el fondo, usando los viejos métodos de resolución de conflictos que nos sumergen en el vacío, el sufrimiento, los miedos, la separatividad.

Es notable cómo las mismas organizaciones que dicen buscar la concordia se proclaman en discordia: “luchar por la paz” es una contradicción absurda. “Defender a las víctimas” es sumirlas en lo mismo. “Ganarle a la enfermedad” es no comprender la dinámica cuerpomente.

El mismo lenguaje está teñido de toda clase de expresiones guerreras: luchar la vida; tener armas para defenderse frente a los obstáculos; el otro como enemigo, como adversario. Y así salimos, como soldados inexpertos cada mañana.

Una razón por la cual no confiamos en el amor es que se nos presenta de formas carentes de poder. Muchas veces, quienes son “buenos” parecen “buenudos” y, de hecho, lo son. La verdadera bondad no está en no conocer la oscuridad o vivir en una nube prístina o no ser “malo”, sino en saber que se tiene la capacidad de serlo pero no se lo elige.

Como un diamante que más refulge cuantas más facetas tiene, más potentes somos cuantas más facetas podemos reconocer, aceptar y atravesar. La oscuridad es una forma de alcanzar la luz. Cuando la traspasamos, siempre encontramos luminosidad al otro lado. Quienes no lo hacen y temen a sus sombras, no tienen la fuerza necesaria para el amor.

Cuando pensé un nombre para el sitio, me detuve mucho en lo que quería comunicar y compartir. Surgió este paradigma nítidamente en mis observaciones. ¿Cómo superarlo? Abrazando la vida en lugar de luchándola.

Hemos vivido en el polo masculino: la conquista. ¿Podremos generar una energía tan grande como esa incluyendo lo femenino, la integración? ¿Encontraremos ese fantástico poder de transformación? La respuesta está en el Amor. Y comienza en ti.

viernes, 27 de noviembre de 2009

De cómo el príncipe azul se convirtió en sapo

Charlando con una paciente acerca de su personalidad dependiente, me decía que no comprendía cómo su madre (también dependiente: generalmente es una cadena) se había enamorado de su padre si era exactamente lo contrario de lo que ella buscaba (de hecho, la abandonó prontamente).

Es notable cómo el alma busca la resolución del conflicto. Presenta a quien PARECE ser la solución a los problemas, o sea, alguien "confiable" de quien depender, con la fuerza para sostener, con todo para dar. Se lo idealiza, se le proyecta las necesidades... para encontrar que no hay nadie ahí. Está en nosotros la solución. O sea, el príncipe azul se convirtió en el sapo que era (muchas veces otro dependiente que también idealizó). No hay salidas afuera.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Aire y tierra

“A los ignorantes los aventajan los que leen libros.
A éstos, los que retienen lo leído.
A éstos, los que comprenden lo leído.
A éstos, los que ponen manos a la obra”.

En estos momentos, de tantas transiciones profundas a todo nivel, no hay verdad más grande que ésta. Encuentro que hay muchísima información circulando, pero poca puesta en tierra. No es lo que sabemos lo que transformará nuestro mundo sino lo que experimentamos, lo que creamos, lo que vivimos. Como expresa otro dicho: “más vale un gramo de práctica que una tonelada de teoría”.

Me di cuenta de esto hace mucho tiempo en mí misma y me propuse ser una Terapeuta que ayudara a realizar el cambio interno que habilita el cambio externo. No hay real innovación y evolución con teoría en la mente y parches en la vida cotidiana. Debe nacer desde adentro y entonces atraerá las condiciones para concretarse en el afuera. ¿Lo probás? Te acompaño.

lunes, 23 de noviembre de 2009

El amor es proactivo

Comenté el Portal 11.11 en su momento. Es el primero de tres Portales energéticos. Ese fue individual. Los dos siguientes (12.12 y 21.12) son grupales. El propósito de los mismos es empoderar a través del Amor. Se tiene la idea equivocada de que el Amor es “suave”, que no tiene fuerza. Por eso, recurrimos a la lucha y la guerra como formas de cambio en este mundo.
Es hora de reconocer el poder transformador del Amor y utilizarlo en forma personal y grupal. Aprovechemos el empujón dimensional que recibimos en estos Portales. Todo está a nuestro favor.


EL AMOR ES PROACTIVO
Canalización de Metratón, publicada por http://www.earthweeper.com/
Les comentamos que en los reinos Celestiales el amor es una fuerza de frecuencia proactiva. La tríada de portales les ofrece a ustedes un aspecto benevolente de amor que les proporcionará la fuerza de voluntad para ser armónicamente asertivos en lugar de pasivos.

La Tríada de puertas capacitará a la humanidad para reinstaurar la influencia de la pasión a través de la acción. La Tríada de Amor les ofrecerá las frecuencias necesarias para reabrir aquellas puertas internas que habían sido cerradas por la timidez y el miedo. Estas frecuencias serán recibidas a nivel individual en el portal 11-11 y a nivel grupal y de masas en la puerta del 12-12.

La energía que se les ofrece en la Tríada de Puertas Estelares ha tenido siempre que ver con su capacidad de elección y de discernimiento. Pero también requieren acción de su parte para activar la energía de capacitación que será puesta a disposición de las almas buscadoras de la humanidad.

Esto les ofrece a ustedes la visión de ver aquello que ya no les sirve más y la habilidad de hacerse cargo de los aspectos multidimensionales de su conciencia, a través del acceso al lugar de poder que se encuentra dentro de sus almas. Este lugar de poder de su alma es el centro del Poder y de la Verdad Universal. Y la Verdad Universal se encuentra en un campo de AMOR que está, en sus términos, desprovisto de miedo. Dicho campo se expande conforme entran ustedes y se permiten recuperar su habilidad para acceder a la vastedad de la sabiduría y la información que les asiste en su viaje de Ascensión.

Descubrirán entonces que el propósito de sus vidas y su éxito se encuentran en muchos aspectos conectados con el propósito y el éxito de los demás. Es imperativo que la especie humana descubra que es posible mantener la realidad individual a la vez que se coopera con otros para obtener los resultados y el potencial más elevados.

LA ARMONÍA EN LA ERA CRISTALINA.
En la Era Cristalina de la Tierra Ascendida, la asociación con otros seres diferentes con sus características particulares se verá como algo realizable que permitirá la liberación del miedo y la potenciación del amor. La cooperación y la armonía no crearán limitación sino expansión y creatividad.

Esta posibilidad, sin embargo, requiere de la toma de la propia valía y de la propia responsabilidad, lo cual no significa perderse en la conciencia de masa y en la pasividad de los entresijos de la dualidad. El amor requiere el compromiso de la fuerza, lo cual es diferente de manipular a otros o permitirse a uno mismo ser controlado por el miedo. En realidad el amor significa situarte en tu verdad y requiere de un suave pero a la vez sólido coraje.

El miedo, desde nuestra perspectiva más elevada, no es el opuesto al amor, jugando de hecho un rol específico en el mundo de la dualidad, tal como todos los demás “obstáculos”. Tampoco el AMOR significa la eliminación del miedo per se. Más bien, los dos trabajan en tándem para permitir a la humanidad encontrar la solución armónica.

Pero no nos malinterpreten, el miedo fuera de control puede producir y produce separatividad, en perjuicio de la sabiduría. Es como tal un catalizador en el mundo de la dualidad y es usado por aquellos con agendas y ansias de control de los demás. La liberación del miedo por medio de la conciencia de la unidad es la prueba final de ustedes.

Tal como su gran maestro Mahatma Ghandi les transmitió, cuando ustedes desarman su propio corazón en unidad frente a aquellos que están en el temor y en el control, desarman también los corazones de aquellos. No cediendo ante ellos, sino situándose en la firmeza de su poder y de su verdad y abriéndose aún a la unidad dentro del amor con los demás.

La violencia engendra violencia y nunca puede ser la respuesta a la resolución de ningún conflicto. Por un tiempo puede parecer que el lado de la oscuridad triunfa, pero al final es siempre el poder del amor el que prevalece.

Hay en esencia por lo tanto dos niveles de miedo que la Tríada de portales les ayudará a manejar. El primero es el miedo interno, el miedo que les lleva a la debilidad, el miedo que les llena de dudas y confusión y que perjudica el Amor de su Ser. El segundo es el miedo que proviene de fuentes exteriores a ustedes. El miedo que permite a los demás en grupo o individualmente el control de ustedes mismos y la limitación de su libertad.

Afrontar el miedo desde su propio poder es lo que se necesita para sobrepasar las consecuencias perjudiciales del miedo y sus efectos colaterales de desesperación, depresión e inmovilidad. Pidan por lo tanto a la Divinidad la creación de posibilidades y situaciones libres de miedo y de perjuicios y usen entonces el poder de su voluntad para vivirlas. ¡Sean activos!

viernes, 20 de noviembre de 2009

Para el Único

Ante ti no hay dolor
Ni vergüenza
Ni hambre.

Toda penumbra
Es contraria a tu presencia.

Cuando acecha la desesperanza
Brillas tú como un diamante
Sobre un terciopelo negro.

Tú vienes,
Iluminas
Y te quedas.
Luego viene el silencio:
El silencio de la sabiduría,
El silencio que todo lo dice.

Sólo ante ti no existe fatiga
Ni congoja.
Toda lágrima se anula,
Y brilla, entonces, dentro del alma,
La luz diamantina de la imaginación.
De Yilda Ruiz (integrante de la Comunidad de Abrazar la Vida): ¡Gracias!

jueves, 19 de noviembre de 2009

Para pensar...

Leí esta carta de lectores de Daniel Paludi en el diario Perfil. Aunque habla de Charly García, me recordó a Diego Maradona también: esos espejos en los que no nos gusta vernos. Sin embargo, en la aceptación de todo lo que somos, está el camino de plenitud.

Recorriendo los diales, canales, revistas y diarios, y observando las lavadas y complacientes crónicas en torno al ¿regreso? de Charly García, no hago más que confirmar mi parecer sobre esta etapa de pasteurización del ídolo. Es llamativo que justo en el momento en que Charly está “ido” por atiborramiento con drogas legales, la corporación mediática celebre paradójicamente su “vuelta”. Esta sociedad, tan afecta a espantarse por los caos (ya sean banales, de tránsito, de calles, etc., como aquellos más profundos, los que subvierten, los que demuelen estructuras), se regocija con la obtención de mansedumbres.

Charly, cuando estaba “en llamas”, era un peligro a domesticar, ya que siempre se caracterizó, conciente o inconcientemente, por oficiar de lúcido espejo que reflejaba nuestras deformidades. Sus letras nos develaban oscuras zonas de nuestro comportamiento individual y colectivo. Nos enfrentaban y nos sacudían como cachetazos nuestras grisuras. El transgresor anárquico devenido en calmo, controlado y de respuestas adormecidas y complacientes, es totalmente funcional. La civilización siempre ofició de bombero que apaga fuegos que iluminan. Asimismo, los sectores dominantes procuran mantener a los pueblos adormecidos. Así, la visión del “estar bien” que tienen las mayorías es lo más parecido a “no estar”. Pienso en Van Gogh, Hendrix, Arlt, Luca Prodán y tantos desconocidos con mentes febriles y desatadas que fueron, son y serán encerrados en infames loqueros, dejándolos consumir en sus crepitantes y no menos peligrosas llamas de creación. Todos aquellos que hoy se solazan con un Charly de mejores dientes y sonrisas prolijas no dejan de estar atentos y perversamente esperanzados en su recaída. Apenas éste recobre su conciencia y vuelva a patear algún teclado o a demoler uno de los confortables hoteles en que dormita la temerosa burguesía, volverán a defenestrarlo sin piedad.

Se me hace que la actual situación del preclaro autor de Los Dinosaurios coincide con los tiempos que corren hacia ninguna parte. Y sospecho que, en verdad, de una u otra forma, todos estamos empastillados. Ya sea absortos en nuestros telefonitos, que nos desvían la mirada del mundo real, o hipnotizados ante alguna pantalla que nos dicte todo aquello que debemos decir y opinar. ¿Será que “la grasa de las capitales” ya nos taponó toda capacidad de reacción y pensamiento personales? Será cuestión, entonces, de que cada uno pueda ser libre de graduar a su antojo las hornallas de su alma.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Constancia

Como buena ariana, la constancia no es una de mis cualidades. Tiendo a cambiar y adaptarme con facilidad. Tengo amigos (taurinos, por ejemplo) a quienes, si les gusta una comida, van continuamente al mismo restaurante a comerla, mientras que a mí me encanta ir probando sabores diferentes.

Ese entusiasmo adrenalítico de los comienzos, obviamente, me encanta, pero es necesario perseverar para lograr lo que deseamos. Durante bastante tiempo, pensé que yo no podía, hasta que un amigo me hizo notar que, cuando mi resolución era verdadera, una cuestión del alma, yo tenía una notable constancia.

Era (es) cierto. Si bien voy mutando asiduamente, nada ni nadie me detiene cuando creo en un propósito. Viendo en la distancia, mi vida toda es la constancia en un sueño, en un anhelo propio y compartido de una Nueva Tierra, en una Nueva Energía.

Recuerdo esto ahora que tengo nuevos pacientes que se desaniman porque vuelven a las actitudes que desean abandonar. Es necesario tenernos paciencia (otra virtud que he tenido que apreciar y trabajar) para perseverar en la buena vida. Es remarcable cómo parecemos tener una gran insistencia en mantener lo que nos daña y limita y tan poca para lo que nos hace bien.

Valorarnos es también una cuestión de constancia. Así, encontraremos al Ser que somos.

lunes, 16 de noviembre de 2009

¿Te lo mereces?

En una sesión con un paciente por Internet, estábamos tratando las causas de sus recurrentes problemas económicos. Habíamos elaborado sus mandatos familiares (muy poderosos ciertamente) y descartado otros temas personales. Estaba avanzando exitosamente, pero faltaba algo más. Trabajando con sus niños internos, surgió que no se lo merecía porque no había logrado llegar a las alturas de lo que se esperaba de él.

Charlando con un amigo, me decía algo parecido. Había sido el “niño bueno”, había hecho todo lo que debía, pero sentía que, por más que se esforzara, nunca llegaría a ser lo suficientemente calificado ni tendría los dones de los demás.

Este nivel de exigencia es común en nuestra sociedad. Recordé que en un taller que había asistido hace años, entre las cerca de 40 personas, el lamento común era justamente haber sido los niños aplicados y buenos (solamente la coordinadora y yo habíamos sido las rebeldes, las “niñas malas”).

Para recibir la aprobación familiar, la mayoría tuvo que adherirse a ciertos estándares (tener buenas notas, no llorar, ser amable, no quejarse, colaborar, etc.). A nivel inconciente, se trata de “ganar” el amor y el reconocimiento a través de ser de una determinada forma y de hacer determinadas cosas de determinada manera. Esto crea un círculo vicioso, porque el nivel de exigencia y perfeccionismo se va acrecentando con el tiempo, mientras se busca lo mismo de otros. Se pasa de los padres a los amigos, los compañeros de trabajo, los jefes, las parejas, etc.

Relacionado a esto, encontramos la culpa y la vergüenza. Al no conseguir llegar a los exagerados niveles que internalizamos, aparece la culpa, esa actitud omnipresente en nuestra cultura. La mayoría de las veces, ni siquiera podemos rastrear a qué está asociada. Simplemente, sentimos que se nos imputa algo, que hemos causado algún daño. Y, consecuentemente, que debemos ser castigados de alguna forma. Sea cierto o no, inconcientemente, todos estamos participando de esta masiva creencia humana.

A niveles a veces sutiles y otros manifiestos, la vergüenza tiene también esa connotación oculta e imprecisa: no sabemos porqué pero nos sentimos abochornados, disminuidos, inadecuados.

Así las cosas, el Ego funciona entonces como un dictador, al que nunca se puede satisfacer, porque siempre se necesita algo más, falta un poco, sobra otro. Esto crea una noción difusa pero increíblemente fuerte de que es noble luchar y esforzarse para lograr algo. Es como decirle a los padres: “mira cómo intento; a pesar de todo, no me rindo; quiéreme; dame lo que necesito”. Así también le decimos a Dios: “yo trato de ser bueno, yo me esfuerzo, dame”.

Cuanto más crecemos espiritualmente, más sólidas se hacen estas convicciones. No nos sentimos merecedores de estar en la Luz. Aparecen todas las faltas, los defectos, los errores. Debemos ser perfectos, inmaculados. Creemos que no tenemos los recursos ni los dones para las tareas.

Este enorme malentendido (utilizado por algunos para obtener poder) está enquistado e incorporado a nuestro ADN. Esta falta de merecimiento es general. Los agobiantes requisitos que nos pedimos para acceder al Amor de Dios son interminables.

¿Cómo sales de esta tergiversación? En principio, no volviendo a caer en la dualidad del Ego. No se trata de comenzar a listar todas las razones por las cuales mereces algo, porque así sigues en el error. Debes situarte en el Ser: no hay nada que ser o hacer, no hay nada que merecer. Ya eres suficiente como eres. Ya eres divinamente amado.

Si tus problemas son de dinero, comprende que el dinero es solamente una metáfora, un símbolo de otros temas, generalmente relacionados con miedos que debes afrontar. Al ser conciente de que ya eres y tienes todo lo necesario para hacerlo, podrás darte cuenta de que esas dificultades están tratando de que vuelvas al lugar adonde fuiste creado y adonde perteneces: al Amor de Dios/Diosa.

El Amor y todo los atributos de Él/Ella están en tu corazón, listos para que los reclames y los concretes. Comprende la verdad y ella te hará libre.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Bordado divino


Adoro acostarme en el suelo y mirar el cielo entre los árboles. No sé porqué pero hay algo mágico, divino, integrador en conectar cielo y tierra de esta forma...

martes, 10 de noviembre de 2009

Números amorosos

A raíz del post anterior, algunos me comentan que ven otros números repetidos. Además del 11.11 y 12.12, es común visualizar los demás también: 16.16, 21.21, 19.19, etc. Desde hace un tiempo, se ha hecho habitual que los vea muy seguido. Los tomo como un recordatorio de que los Seres de Luz están allí para mí. Como una caricia. Como una presencia luminosa que me acompaña. Y que me recuerdan que yo también soy Luz y que todo está bien.

lunes, 9 de noviembre de 2009

11.11.11: ¿Qué es y que oportunidades nos brinda?

¿Vieron estos números alguna vez en un reloj? Cada vez es más común. ¿Qué significan? El 11:11 es una secuencia numérica de activación. Cada vez que los vemos, se nos está dando una oportunidad para entrar en un Portal de Manifestación. En 1991/1992, se nos envió a la humanidad el número 11:11, acompañándonos energéticamente hacia una nueva octava de Luz Solar, creando una rúbrica energética numérica que nos sigue hasta hoy.

Observamos los relojes de nuestros microondas, autos y relojes. Una y otra vez, vemos 11:11, 12:12, 1:11, 2:22, etc. Innatamente, sabemos que esos dígitos numéricos son importantes, nuestros ojos sienten la frecuencia de compleción, aún sin darnos cuenta. Cuando experimentemos las descargas numéricas, ya sea de NÚMEROS MAESTROS (todos los mismos números), o CÓDIGOS PERSONALES (ver los mismos números mezclados una y otra vez), detengámonos un minuto completo, permitiendo que esa energía nazca a través nuestro. Concentrémonos en nuestro deseo más profundo y veámoslo como manifestado. El universo acaba de tomar una foto de nuestros pensamientos. Vaciémonos de todas las nociones preconcebidas y dejemos que la Luz remiende los bordes deshilachados de nuestras intenciones. Todos y cada número en nuestro universo personal está activando el subconsciente hacia un nuevo patrón de configuraciones del ADN.

El Uno es una singularidad dentro de “todo lo que es”. El “uno” se busca a sí mismo a través del espejo como un reflejo del mundo que lo rodea. Este portal ofrece una oportunidad para sobrepasar todas las limitaciones que nos hayamos impuesto sin saberlo. Uno a uno a uno, entramos en la unidad oculta, en lo profundo de nuestro ser, en el punto central de nuestra alma.

Cuando las fuerzas del Once se activan totalmente en la Tierra, tenemos el poder de cambiar la historia que se está gestando. En el número y secuencias del Once (29, 47, 38, 92, 83, 74, 56, 65) están todas las respuestas y preguntas. El Once nos enseña que todo problema es una oportunidad divina para aprender. Nos muestra cómo ver más allá de lo cotidiano y aburrido. Pone a prueba nuestra fe y nuestra creencia. Nos obliga a escuchar esa vocecita tranquila en el testigo silencioso. Nos recuerda que no somos víctimas sino vencedores y que todos somos seres vastos que hemos venido a la Tierra a ayudar con el proceso de ascensión, empezando por nosotros mismos. Nos pide que localicemos por fin la luz interior y la compartamos con todos. El Once es nuestro Mejor Amigo y Maestro.

Este año, el miércoles, tenemos un 11.11.11 (2+0+0+9=11). En el Calendario Maya, entre el 4 y el 16, tenemos la Misión de la Serpiente Roja (encuadrada en Escorpio además). ¿Cuál es la oportunidad? Entrar en la oscuridad, los temas profundos ocultos (poder, dinero, sexo, pasiones, manipulación, control, pérdidas) para liberarlos, como la vieja piel de una serpiente, y renacer transformados a lo nuevo. Como comenté en el último Boletín, ya no hay lugares adónde esconderse. Nuestra verdad está buscando la luz y no se rendirá esta vez, sin importar cuánto deseemos mantener las mentiras y ocultamientos.

He notado cuantas personas están llenas de información, ya sea por largos años de terapia y/o de lecturas o cursos espirituales y, sin embargo, no pueden llevarla a su vida cotidiana y crear una preciosa realidad, la que ciertamente pueden y merecen. Me he especializado en ayudar a hacer este paso trascendental, con recursos simples, efectivos y concretos. Amo mi trabajo y amo ver ese hermoso renacimiento, ese brillo en los ojos, esas oscuras memorias totalmente olvidadas, esos cambios que fluyen sencillamente.

Cuando pienso en aquellos que consultan y luego deciden continuar el status quo, siempre me pregunto porqué preferimos mantener el sufrimiento y la lucha. En gran parte, creo que se debe a viejas programaciones de la humanidad de falta de merecimiento (culpas, vergüenzas), de creer que debemos ser de determinada forma y de hacer determinadas cosas para poder acceder al Amor de Dios/Diosa y, con él, a la luz, la armonía, la paz, la abundancia, la alegría. ¡Qué enorme mentira! Lo único que necesitas es respetarte y amarte y hacer lo que ames. El único requisito es conectarte con tu Ser, porque ya eres y eres amado más allá de toda imaginación. Esta es la promesa cumplida de la Nueva Energía.

Toma este 11.11.11 como la oportunidad de comenzar a liberar lo viejo y crear tu nueva realidad. Si lo deseas, prende una vela y refleja su luz en tu Luz, atrayéndola a tu corazón, en donde brilla el Amor de Dios/Diosa.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Respeto

Charlando con un amigo acerca de las relaciones en general, él me decía que lo más importante era el respeto. Si no estaba eso, no había base. Tiene razón.

Me intrigó el origen etimológico de la palabra y es muy interesante. Quiere decir “volver a mirar, no quedarse con el primer vistazo, mirar con atención, consideración”. O sea que el respeto no es algo que uno tiene instantáneamente sino que se logra valorando, apreciando. Se me ocurre que el Ego no respeta. Entonces, tenemos que dar una segunda mirada, la del Ser.

Creo que no respetamos porque no nos respetamos. Sería bueno entonces estimarnos desde lo que realmente somos y dejar la primera mirada despreciativa del Ego. Luego, podremos respetar a los demás, a la Naturaleza, a todo.

jueves, 5 de noviembre de 2009

No sé de qué se trata, pero me opongo

He notado lo común que es esta actitud entre nosotros, los argentinos. Supongo que tiene que ver con los continuos cambios que hemos padecido, pero esta conducta reactiva no nos ayuda mucho. Sin importar de qué se trata, lo primero es oponernos.

Si no hay vuelta atrás, hace que vivamos tensos y estresados inútilmente, como con ciertas medidas como las máquinas expendedoras de boletos en los colectivos. ¿Se acuerdan? Había una gran disconformidad... al divino botón. Hoy, lo recordé viendo la cantidad de hermosos negocios nuevos en el Barrio Chino. El Gobierno de la Ciudad tenía un proyecto de convertirlo en peatonal y adornarlo acorde al estilo. Los vecinos se opusieron entre otras cosas (así escuché a alguien) porque "no vamos a entregarle el barrio a los chinos". El barrio ya es de ellos. La lógica sería embellecerlo e impulsarlos a mantenerlo en buenas condiciones. ¿Qué se logró? Paralizar una medida que hubiera beneficiado a todos. Así andamos...

martes, 3 de noviembre de 2009

Leyendo a Kerouac

"Y toda mi vida me parece otra vez hermosa, y empiezo incluso a recordar las cosas locas de las fiestas y me remonto todavía más atrás y recuerdo cosas locas de toda mi vida, es verdaderamente asombroso cuánta fuerza podemos extraer del interior de nuestras almas, imagino que esa fuerza sería suficiente para mover montañas, levantar de nuevo nuestras botas y caminar pesadamente felices nada más que por la fuente de poder que habita en nuestros huesos.

Camino hacia la montaña Mien Mo iluminado por la luna levantando el horizonte y me digo: "no tienes que torturar tu conciencia con pensamientos infinitos", entonces me siento en la arena y contemplo mi interior y veo otra vez las rosas de lo no nacido.

Así es como me voy a dormir, en la galería y bajo las estrellas, y al amanecer me doy vuelta y me acomodo con una sonrisa de felicidad en la cara porque los búhos se llaman y contestan a través del valle desde dos troncos diferentes, enormes y mortuorios, uuu uuu uuu.

Entonces, quizás sea cierto lo que dice Milarepa: "Aún cuando ustedes, jóvenes de la nueva generación, vivan en ciudades infectadas de un destino ilusorio, el vínculo de la verdad permanece (¡y esto dicho en el año 890!). Cuando uno está en soledad, no debe pensar en las diversiones de la ciudad... Es preciso concentrar la mente en el interior y encontrarán su camino... La riqueza que encuentro es la inagotable Propiedad Sagrada... La compañía que encuentro es la gloria del vacío eterno... Igual que un demente, no tengo pretensión ni esperanza... Les digo la pura verdad... Son mis locas palabras... Oh, ustedes innumerables seres semejantes a sus madres, por la fuerza del destino imaginario ven una miríada de visiones y experimentan infinitas emociones... Sonrío... Para un yogui, todo es admirable y espléndido... En la quietud de este Coto Autobenefactor del cielo, los sonidos temporales que escucho son los sonidos de mis compañeros... En un lugar tan placentero, en soledad, yo, Milarepa, soy feliz, meditando sobre la mente iluminadora del vacío. Cuanto mayores son los altibajos y vaivenes mayor es la alegría que siento. Cuanto mayor es el temor, mayor es también la felicidad que siento".
De Big Sur, de Jack Kerouac

lunes, 2 de noviembre de 2009

Liberas las mentiras y crees/creas tu verdad?

Un paciente, muy inteligente y original, se había enganchado en un encendido ataque contra las falsedades del sistema, llegando a la conclusión de que todos saben que mienten. Le hice notar que no es así: algunos engañan con total conocimiento, otros ocultan parte de la verdad y otros ni siquiera saben que están inmersos en la mentira.

Los más notables representantes de este estado de cosas son los políticos, los periodistas, los empresarios y, en general, los que están cerca del poder. Por distintas “coincidencias”, desde muy joven, estuve en contacto con personas de estos grupos y me sorprendía el enorme nivel de mentiras que circulaba y cómo se filtraban hacia abajo. También, me asombraba cómo algunos estaban tan convencidos de sus propias farsas que eran excelentes vendedores de las mismas. Lo que más me pasmaba era la cantidad de gente que respetaban y, muchos, se intimidaban frente a esos señores encumbrados que no eran nada más que personas comunes, con ribetes narcisistas o directamente psicopáticos. Me sirvieron muchísimo estas experiencias porque dejé de idealizar y temer al poder y comencé a preguntarme cuál era el verdadero poder.

Estamos en tiempos muy interesantes acerca de este tema. Las mentiras son tan enormes que la credibilidad de estos grupos está siendo cuestionada fuertemente. Incluso, una de las ficciones más difundida como es la supuesta felicidad e igualdad que el capitalismo iba a traer para todos está cayéndose ante el peso de la realidad. El antiguo proverbio ha sido modificado a “nacemos, consumimos y morimos” y estamos viendo que nos iremos llenos de cosas pero vacíos de sentido. Eso si tenemos la suerte de pertenecer a ciertos países y condiciones sociales…

Hace tiempo, leí en algunas canalizaciones que toda mentira iba a ser expuesta hasta que no quedara más que la verdad. Desde entonces, noté que saltaban muchos desatinos que, en general, todos sabíamos pero de los cuales no se hablaba a nivel público (corrupción, negociados, guerras ficticias, violaciones de todo tenor, etc.). Haciendo caso omiso de las versiones “oficiales”, podemos recorrer la Web, por ejemplo, y encontrar toda clase de denuncias e investigaciones, con distinto tipo de certidumbre.

¿Y a nivel personal? Sucede lo mismo. Comenzando por las familias: desde hace unos años, muchos me escriben contándome cómo han salido a la luz viejos secretos y ocultamientos, que han modificado considerablemente las falsas estructuras en las que estaban montadas. En otro nivel, la mayor concurrencia a terapias ha hecho que se pongan en evidencia ciertos manejos oscuros que se perpetuaban de una generación a la otra, acarreando sufrimientos y frustraciones.

En lo individual, vivimos oscilando entre mentiras blancas, grises y directamente negras. Todavía creemos que podemos ocultarlas bajo la alfombra y que no pasará nada (o yendo a terapia sin realmente hacer ninguna transformación). Gran error. Estamos siendo inducidos a confrontarlas sin falta y a concretar nuestra verdad, a veces con suaves empujones y otras con patadas cósmicas. Como siempre, es mejor hacerlo por propia voluntad que esperar que la acumulación devenga drama.

La mentira más grande es creer que esta magnífica Matrix es todo lo que hay y que el Ego es todo lo que somos. Desde él, racionalizamos y acomodamos las cosas sin darnos cuenta de que sólo emparchamos los problemas, sin solucionarlos. Así, caemos una y otra vez en los mismos errores, amplificándolos hasta niveles de una complejidad y dolor increíbles. A veces, me escriben largos mails con una sucesión de tragedias que no son más que repeticiones de un conflicto inicial que no fue resuelto y que fue amontonando personas y situaciones hasta finalizar en el agotamiento y el vacío existencial.

¿Se puede volver de esto? Por supuesto que sí. No me voy a cansar de repetirte que la aceptación de la verdad y el perdón te liberarán y te darán un nuevo inicio. ¿Por qué estarías fuera de lo que Dios/Diosa ha otorgado a todos los seres? Un amanecer, un brote, una flor, un despertar, una respiración te recuerdan que siempre tienes la oportunidad de recomenzar. Cuando superes la constante reactividad del Ego y traigas la luz de la conciencia a tu vida, las mentiras se disolverán y tu Ser abrirá las puertas a tu verdad más hermosa: eres Hijo de Dios/Diosa y co-creas tu vida en consonancia con el amor, la abundancia y la paz disponible para todos, porque Todos somos Uno.

sábado, 31 de octubre de 2009

¡Gracias, Carlitos Balá!

Estoy escuchando a Carlitos Balá en una entrevista por la radio. Para quien no lo conoce, es un cómico argentino que trabajó especialmente para los chicos, con un humor fresco y original. Tiene ¡84! años y todavía anda de gira por el país, con una energía y entusiasmo envidiables. Sigue igual que antes: flaco, con el flequillo, movedizo, alegre. Los oyentes comenzaron a llamar masivamente, en un amoroso reconocimiento que lo emocionó (y me emocionó) hasta las lágrimas.

¿Qué gusto tiene la sal? ¡Salado! Está un kilo... ¡y dos pancitos! ¿Querés cantar con él?: http://www.youtube.com/watch?v=7bilfdWW0yY&feature=fvw

jueves, 29 de octubre de 2009

Siendo

Calor/frío, lluvia/sequía, viento/calma. Han estado variados los días. La dualidad al máximo. Y no sólo en el tiempo. Estamos siendo desafiados a encontrar la superación de la polaridad. Comenzando en nuestro interior... En eso estoy... Profundidad y presencia.

lunes, 26 de octubre de 2009

Locura o Despertar

Si mirásemos nuestra sociedad desde la perspectiva del Ser, nos sorprenderíamos por la locura que hemos construido. Siendo los Egos de todos los que la mantenemos en pie, la forma de transformar tamaña perturbación es comenzar por el de cada uno. Resulta dificultoso en principio porque estamos perdidos en las identificaciones individuales y colectivas de los dictados del Ego. Si es manifiesto en las interacciones cotidianas, es más notable en las relaciones terapéuticas en las cuales se presenta en forma de resistencias de toda clase. Al creernos sólo Ego, reaccionamos exageradamente a cualquier señalamiento y nos escudamos en los temores, las dudas, los sufrimientos y los traumas continuos que aparecen. En lugar de observarlos como lo que son (permanentes actividades disparadas desde los distintos centros del Ego) y aprender a liberarlas para acceder a estamentos más profundos y plenos del Ser, nos aferramos a ellos, con lo que los perpetuamos.
Transcribo algunos párrafos de “Una Nueva Tierra” de Eckhart Tolle (libro que encontrarás gratuitamente en
www.abrazarlavida.com.ar/palabras_para_el_alma.htm):

PERDERNOS PARA ENCONTRARNOS
El espacio interior aflora cuando renunciamos a la necesidad de enfatizar nuestra identidad con la forma. Esa necesidad le pertenece al ego y no es una necesidad verdadera. Cada vez que renunciamos a uno de esos patrones de comportamiento permitimos que aflore el espacio interior. Somos más auténticos. Para el ego, parecerá como si estuviéramos perdidos, pero en realidad sucede todo lo contrario. Jesús nos enseño que debemos perdernos para encontrarnos. Cada vez que renunciamos a uno de esos patrones, restamos peso a lo que somos en el nivel de la forma y nuestro verdadero ser se manifiesta más plenamente. Nos empequeñecemos para engrandecernos.
A continuación aparecen algunas de las formas como las personas tratan de enfatizar su identidad con la forma, aunque inconscientemente. Si nos mantenemos en estado de alerta, podremos detectar algunos de esos patrones inconscientes en nosotros mismos: exigir reconocimiento por algo que hicimos y molestarnos o enojarnos al no recibirlo; tratar de llamar la atención hablando de nuestros problemas o de nuestra enfermedad, o haciendo una escena; dar una opinión cuando nadie la ha pedido y no contribuye en lo absoluto a la situación; preocuparnos más por la opinión que el otro tenga de nosotros, que por la otra persona, es decir, utilizar a los demás para reflejar nuestro ego o fortalecerlo; tratar de impresionar a los demás con nuestras posesiones, conocimiento, aspecto físico, posición social, fortaleza física, etcétera; reforzar momentáneamente al ego a través de una reacción airada contra algo o alguien; tomarnos las cosas a pecho, sentirnos ofendidos; reafirmar que tenemos la razón y que los otros están equivocados a través de quejas mentales o verbales inútiles; mostrarnos importantes o aparentar que lo somos.
Una vez detectado ese patrón interior, conviene hacer un experimento. Averigüe cómo se siente y qué sucede cuando renuncie a ese patrón. Sencillamente abandónelo y vea qué sucede.
Otra manera de generar conciencia es restarle peso a lo que somos en el nivel de la forma. Descubra el poder enorme que fluye desde su interior para proyectarse sobre el mundo una vez que logre restarle peso a su identidad con la forma.

EL DESPERTAR Y EL MOVIMIENTO DE EXPANSIÓN
Tradicionalmente, el ego ha usurpado y utilizado para sus propios fines el crecimiento natural de la vida que viene con el movimiento de expansión. "Mira lo que yo sé hacer, apuesto a que tú no puedes hacerlo", le dice un niño a otro cuando descubre la creciente fuerza y destreza de su cuerpo. Se trata de uno de los primeros intentos del ego por destacarse identificándose con el movimiento expansivo y el concepto de ser "más que los demás", y fortalecerse disminuyendo a los demás. Claro está que es solamente el comienzo de la larga serie de percepciones erróneas del ego.
Sin embargo, a medida que se acrecienta la conciencia y el ego pierde el control sobre la vida, no es necesario esperar para que el mundo se contraiga o se derrumbe a causa de la vejez o de la tragedia personal a fin de despertar al propósito interno. A medida que emerge la nueva conciencia en el planeta es cada vez más grande el número de personas que no necesitan un sacudón doloroso para despertar. Se acogen voluntariamente al proceso de despertar mientras continúan activas en su ciclo de crecimiento y expansión. Cuando el ego pierde su posición de usurpador en ese ciclo, la dimensión espiritual se manifiesta en el mundo a través del movimiento expansivo (el pensamiento, las palabras, las obras, la creación) con tanta intensidad como lo hace en el movimiento de retorno (la quietud, el Ser y la disolución de la forma).
Hasta ahora, el ego ha distorsionado y utilizado equivocadamente la inteligencia humana, la cual es apenas un aspecto minúsculo de la inteligencia universal. Es lo que denomino "la inteligencia al servicio de la locura". Se necesita una inteligencia superior para dividir el átomo. Usar esa inteligencia para construir y acumular bombas atómicas es demencia o, en el mejor de los casos, lo menos inteligente que hay. La estupidez es relativamente inofensiva, pero la estupidez inteligente es altamente peligrosa. Esta estupidez inteligente, de la cual encontramos un sinnúmero de ejemplos obvios, amenaza la supervivencia de nuestra especie.
Sin el impedimento de la disfunción del ego, nuestra inteligencia entra en alineación perfecta con el ciclo expansivo de la inteligencia universal y su ímpetu creador. Nos hacemos partícipes conscientes de la creación de la forma. No somos nosotros los creadores sino los vehículos de la inteligencia universal. No nos identificamos con aquello que creamos, de manera que no nos perdemos en lo que hacemos. Aprendemos que en el acto de la creación interviene una energía de la más alta intensidad, pero que no genera tensiones ni representa un "arduo esfuerzo". Debemos comprender la diferencia entre la tensión y la intensidad. La lucha o la tensión es señal de que el ego ha regresado, como lo son también las reacciones negativas frente a los obstáculos.
La fuerza que impulsa los deseos del ego crea "enemigos", es decir, unas reacciones que se manifiestan en fuerzas opuestas de igual intensidad. Mientras más fuerte es el ego, mayor es el sentido de separación con respecto a los demás. Las únicas actuaciones que no provocan reacciones opuestas son las encaminadas a lograr el bien colectivo. Son incluyentes en lugar de excluyentes. Unen en lugar de separar. No son por "mi" país sino por toda la humanidad, ni por "mi" religión sino por el surgimiento de la conciencia de todos los seres humanos, no por "mi" especie, sino por todos los seres vivos y toda la naturaleza.
También estamos aprendiendo que la acción, si bien es necesaria, es solamente un factor secundario a la hora de manifestar nuestra realidad externa. El factor primordial de la creación es la conciencia. Por muy activos que seamos, por muchos esfuerzos que realicemos, es el estado de conciencia el que crea nuestro mundo y si no hay un cambio en ese nivel interno, nada lograremos por mucho que hagamos. Solamente crearemos versiones modificadas del mismo mundo una y otra vez, un mundo que sería el reflejo externo del ego.

sábado, 24 de octubre de 2009

Una afirmación de Perdón

Con respecto a la dificultad de perdonar y perdonarnos que mencioné en el post anterior, encontré esta afirmación, ya no me acuerdo adónde, que puede servirte:

"Quiero recordar cómo se debe perdonar.
Cuando te perdono es a mí a quien perdono.
Dios es el amor en el que me perdono y te perdono.
Cuando me perdono, me libero.
Cuando te perdono, te libero.
El perdón me ofrece todo cuanto deseo
y todo cuanto deseo es perdonar".

jueves, 22 de octubre de 2009

Sombras en el espejo

Alguien comenta en el post de "Borrón y cuenta nueva" que su suegra siempre hizo lo que se le dio la gana y después planteó esa consigna y que así es fácil. En principio, aclaré que la forma de liberar era luego de "ser reconocida, aceptada, aprendida y concluida". O sea que no se trata de usarla como una excusa para borrar ciertos comportamientos y seguir haciendo lo mismo. Ahora, si su suegra aprendió de sus errores y está mostrando otra actitud, entonces el tema está en que, quien hace el comentario, es quien está atado al pasado y lo que desea es venganza o resarcimiento. Sería interesante que ese enojo (al reconocerlo y trabajarlo) le pueda servir para poder soltar tanto lo que pasó como sus propias conductas erróneas.

En cualquier relación, hay responsabilidades mutuas. Las personas que encontramos en nuestro medio (padres, suegros, hijos, amigos, compañeros de trabajo, etc.) son nuestros espejos, nuestros Maestros en el sentido de que nos plantean ciertos aprendizajes que necesitamos atravesar. Enojarse con el espejo o querer romperlo no soluciona nada. También es fácil echar las culpas afuera y pensar que no tenemos nada que ver con lo que pasa o que somos simples víctimas de los demás. Si está en nuestro entorno, ES NUESTRO, se relaciona con aprendizajes personales.

Eso significa que, cuando comprendemos la enseñanza, la concretamos y liberamos lo sucedido. Si no, ¿cuál sería el propósito? ¿Un martirio eterno? Esto es algo difícil de hacer. Encuentro que no podemos perdonarnos ni perdonar. Seguimos enganchados de la dupla culpa/castigo por mucho tiempo. Así, entramos en un círculo vicioso que perjudica a todos.

Algo en lo que somos iguales es en que nadie está libre de "errores", ya que ésa es la forma de aprendizaje en este plano. Sin importar la edad ni la magnitud de lo acontecido, hasta el fin de nuestros días, tenemos la oportunidad de transformarnos y vivir una mejor vida. TODOS.

Hoy, mientras hacíamos gimnasia, se nos unió un perro callejero. De a ratos, salía disparado a correr lo que él suponía palomas. Eran las sombras de ellas en el piso. Nos llevó por delante a algunos en ese juego. Así hacemos. Corremos detrás de las sombras (negatividades) de los demás y nos llevamos por encima a unos cuantos. Mejor quedarnos quietos, mirando las propias sombras e iluminándolas con la amorosa Luz permanente de la Conciencia.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Relaciones multidimensionales

Esto probablemente será para nosotros en el futuro lo mas difícil de negociar. Por que muchos de nosotros pensamos que una “buena” relación es aquella donde estás siempre positivo, feliz y dichoso. Donde la otra persona siempre te hace sentir bien contigo. Pero en la multidimensionalidad, las relaciones son más de autoexploración y crecimiento. Y tu compañero puede que te rete para ayudarte a crecer, o quizá tengas tú que retarlo.

Este reto puede incluir el liberar rabia, frustración y permitir al compañero tener estas emociones y sentimientos, sin sentirse personalmente amenazado ni que pongan en peligro la relación. Las relaciones multidimensionales siempre juegan a pasar por el espectro total de sentimientos, no solo los positivos. El reto para nosotros es permitir esas energías oscuras salir y manejarlas en una forma creativa y compasiva, sabiendo que si las manejamos así, nos servirán para crecer y experimentar cada vez más quienes y que somos en esta relación particular.

Lo importante es de nuevo el balance. Mucha negatividad en la relación se balanceará hacia lo negativo y la convertirá en violenta y destructiva. Mucha positividad hará que la tensión creativa que permite el crecimiento no se manifieste y la relación probablemente se estancará.

Algo importante de recordar es que las nuevas relaciones multidimensionales son en principio aventuras de autoexploración en las cuales nos descubrimos por medio de relacionarnos y crear con otro ser. Entonces existen dos elementos claves que se necesitan siempre presentes.

El primero es COMUNICAR, en la manera que sea mejor para ti. Hay muchas formas de comunicar en relaciones multidimensionales, desde hablar hasta telepática, ambas deben ser exploradas creativamente. Porque cuando dos personas están constantemente comunicándose, están expresándose y descubriéndose por medio de lo que expresan.

La segunda clave es CO-CREAR. Tiene que existir una razón de ser en la relación. Juntos deben estar creando algo, aunque sólo sea el crecimiento espiritual. Pero, para que una relación multidimensional florezca, tiene que existir un lugar para que toda esa maravillosa alta frecuencia creativa encuentre su expresión a nivel físico. Y puede que inclusive esa comunicación creativa que se da entre compañeros pueda facilitar y empoderar cada uno de ellos en sus propios proyectos creativos. La creatividad no tiene que ser expresada en forma co-dependiente, sino para empoderar a cada uno en sus propios proyectos y ejercicios creativos individuales.
De Luz de Vida Argentina

lunes, 19 de octubre de 2009

¿Utilizas la Ley de Precesión?

Hace poco, escribí una reflexión acerca de los círculos concéntricos que generaban unos patos en el lago y cómo se parecían a las consecuencias de nuestras interacciones con los demás o con decisiones o acciones.

Me hizo recordar a la Ley de Precesión. Este es un concepto que tiene su origen en la física y está asociado con el cambio de dirección en el espacio que experimenta el eje instantáneo de rotación de un cuerpo (es lo que sucede con un trompo cuando, en lugar de girar vertical, se comienza a trasladar al moverse a 90º).

¿Cómo entenderlo en acción? Un ejemplo clásico sería lo que sucede con una abeja. Su función es la de producir miel. Sin embargo, a partir de esa primera tarea, ocurren una serie de acontecimientos importantes. Con su libación, polinizan. Así las flores se reproducen. Sin ellas, no habría vegetación. Sin verde, no habría vida en el planeta, ya que posibilitan la oxigenación. Podríamos vivir sin miel pero no sin flora. Esto es precesión. Acciones de mayor trascendencia que sobrevienen al realizar obras aparentemente simples.

El “efecto mariposa” es otro ejemplo. La idea es que, dadas unas condiciones iniciales de un determinado sistema caótico, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes. Sucediendo así que, una pequeña perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande: el mínimo aleteo de una mariposa puede ocasionar un tornado en el otro lado del mundo. Ray Bradbury (escritor que adoraba en mi adolescencia) tiene un cuento maravilloso llamado “El ruido de un trueno” en el cual una persona, que pisa una mariposa en un viaje en el tiempo hacia los dinosaurios, provoca un mundo totalmente distinto al volver.

El Dr. Buckminster Fuller (un genio) tomó este concepto y lo aplicó a las conductas humanas, sobre todo a la creación de metas. Cuando te propones algo, lograrás muchísimo más de lo que piensas. Quizás, desees tener un título universitario o un ascenso en el trabajo o un hijo o una casa o una pareja o iniciar un negocio o vivenciar una nueva actitud o comenzar una terapia. No importa. En el camino, aprenderás a ser más fuerte, a resolver situaciones, un idioma nuevo, amigos, un matrimonio, constancia, comprensión, confianza, entrega a ti mismo y a la Vida... muchas cosas.

La precesión puede tener resultados tanto positivos como negativos. La precesión positiva obtiene Abundancia (innovación-caridad-donativos-expansión-nuevas oportunidades-precios más bajos) y Altruismo (nobleza-realización-alegría-felicidad-honradez-generosidad). La precesión negativa reúne Escasez (carencia-pleitos-fraude-concentración-discusiones-conflicto-precios más altos) y Avaricia (egoísmo-deshonestidad-fealdad-tristeza-depresión-vacío-mezquindad).

En el camino a tus metas, encontrarás desafíos y obstáculos, que serán los que te ayudarán a desplegar tus aprendizajes y tu potencial. Lo peor que puedes hacer cuando te propones algo es desanimarte ante las dificultades. En ellas encontrarás las enseñanzas y los logros más grandes que puedas imaginar. Una observación al respecto: no crees conflictos innecesarios con tus miedos, dudas y apegos a las negatividades del pasado. Estoy refiriéndome a los desafíos inherentes a tus procesos individuales de crecimiento, no a las penurias surgidas de la repetición neurótica de los mismos cuentos de siempre. Justamente, los solucionarás si tomas tus metas como oportunidades de aprendizajes profundos y plenos.

Todo proceso incluye ajustes constantes de tus percepciones, de tus rumbos, de tus actitudes. Un objetivo puede llevarte a sendas impensadas en el inicio. Posibilidades nuevas se abren paso a través de tu marcha.

De eso se trata: de ponerte en movimiento. No hay precesión si no hay acción. En el fondo, no importa demasiado hacia donde te muevas ni las metas. Lo que verdaderamente interesa es en lo que te vas transformando mientras lo logras. Así, te irás conociendo, expandiendo, creando, intercambiando, entregándote al devenir de tu vida interior, que se manifestará en el exterior de formas cada vez más armoniosas, ricas, alegres, amorosas.


Comparto una reflexión de Goethe (que también está en el Dossier de Trabajo):“Hasta que uno no se compromete, está la duda, la posibilidad de retroceder, siempre sin provecho. Por lo que se refiere a todos los actos de iniciativa (y de creación), hay una verdad elemental cuya ignorancia mata un sinnúmero de ideas así como espléndidos planes: que, en el momento en que uno se compromete de verdad, la Providencia también actúa. Para ayudar a uno ocurren todo tipo de cosas que, sin decisión, no ocurrirían jamás. Toda una corriente de acontecimientos se desprende de la decisión, provocando, a favor de uno, todo tipo de incidentes imprevistos, encuentros y ayuda material que nunca nadie hubiera soñado que sucedieran. Cualquier cosa que puedas soñar, que puedas hacer, empieza a hacerla. El atrevimiento conlleva genio, poder y magia. Empieza ahora”.

viernes, 16 de octubre de 2009

Autoestima + ó -

Comenté antes que me gustan los realitys. Uno de ellos es el de Trinnity y Susannah. Ayer, vi un notable experimento. Reunió a hombres y mujeres y les pidió que se pusieran una nota calificatoria de cómo se evaluaban físicamente. Además, cada uno tenía que estimar a los del sexo contrario.

De 1 a 10, primero, se colocaron las mujeres enfrente de cada número según su propia valoración. La mayoría estaba entre el 3 y el 7. Los hombres estaban entre el 5 y el 8. Primera diferencia: las mujeres se aprecian muy bajas.

Una digresión: sólo tres mujeres negras se auto-evaluaron 10. He notado que ellas tienden a tener una muy buena autoestima, sin importar su físico.

Luego, debían colocarse de acuerdo al mejor promedio que les habían dado los del sexo opuesto. Tanto hombres como mujeres, aumentaron notoriamente la calificación. Incluso, a algunos, les fueron dadas notas bien altas (8 a 10) que les sorprendía mucho. Los ojos de los demás son más bondadosos que los nuestros.

Otra diferencia: los hombres evaluaban con números mucho más elevados a las mujeres que éstas a ellos. Somos marcadamente más críticas, tanto con nosotras mismas como con los demás. Y, por casa, ¿cómo andamos?

miércoles, 14 de octubre de 2009

Dossier "TRABAJO, EL SERVICIO CREATIVO": ¡GRATIS!

Debido a muchas consultas acerca de temas de trabajo y abundancia, he decidido brindar gratuitamente el Dossier TRABAJO, EL SERVICIO CREATIVO. Las personas que los han adquirido previamente serán contactadas para devolverles el importe o canjearlo por sesiones, tanto en Consultorio como por Internet.

Si te interesa, el mismo te será enviado por mail. Para solicitarlo, escribe a laurafoletto@abrazarlavida.com.ar poniendo TRABAJO en el asunto. Espero que te sea de utilidad.

Siempre a tu lado.

Borrón y cuenta nueva

Hay formas fáciles y formas difíciles de evolucionar. Dos de las más difíciles son las relacionadas con el miedo y la ira. Del primero, he estado escribiendo últimamente, así que reflexionaré un poco sobre la segunda.

Cuando nos enojamos con alguien, es claro que nos estamos reflejando en esa persona. Ya sea a través de aspectos que no deseamos ver de nosotros mismos; de cosas en que nos gustaría ser como ese otro; de expectativas que tuvimos y que no fueron satisfechas, etc. En síntesis, de lo que no tenemos resuelto.

Al enojarnos con los demás, sacamos esa energía afuera y los demonizamos, con lo cual nos privamos de la oportunidad de investigar esa parte de nosotros que está surgiendo para ser sanada. Cuanto más nos obsesionamos con el afuera y queremos tener la razón, más complicamos el desenlace de nuestros conflictos y más dificultamos ese problema y, en consecuencia, toda nuestra vida.

Tenemos que comprender que cualquier situación que atravesamos ha surgido para ser sanada. Es tiempo. Si revertimos esa posibilidad acusando a otro, desperdiciamos una energía que vino para ser reconocida, aceptada, aprendida y concluida, ya que toda energía busca resolución.

La mayoría de las veces, se trata de liberar algo/alguien para iniciar otro proceso. En ese sentido, ya sea que sigamos tratando con la persona/situación o no, es un nuevo comienzo. Borrón y cuenta nueva.

lunes, 12 de octubre de 2009

Enfrenta tus miedos

Después de escribir ""¿Cuáles son tus miedos?", recibí varias canalizaciones referidas a este tema, sumamente importante en estos momentos. El miedo es ausencia de luz. Es falta de información. Es oportunidad. Significa que te estás acercando a la frontera entre lo que sabes y lo que no sabes. Es aprender y crecer. Asumirlo permite probar tu fortaleza y expandirla. Cuando enfrentas tu miedo, se desvanece y te brinda la oportunidad de una nueva evolución y de irradiar la Luz que eres.


MÁS ALLÁ DEL TEMOR
Canalización de Steve Rother
Nuestra definición de la forma más pura de luz es amor. El amor es como la sienten en sus cuerpos, corazones y almas. Lo que está pasando es que ahora tienen la oportunidad de expandir más luz que nunca antes en este planeta. Tengan en cuenta que con la luz llegan las sombras y con las sombras llega el miedo.

El temor es lo opuesto al amor. Muchos de ustedes creen que el odio es lo opuesto al amor, pero el odio es una emoción. El odio es una reacción. El odio es un sistema de creencias basado en el temor. El equilibrio entre el miedo y el amor está cambiando ahora en el planeta Tierra, gracias al trabajo que muchos de ustedes han estado haciendo.

Ustedes llevan el amor en su interior, y cuando expresan su luz, no sólo fluye a través suyo para reabastecerlos sino que también fluye a su alrededor para ayudar a los demás. Expandir la luz le da seguridad a su alma, ayudándoles a recordar quiénes son realmente. La ausencia de luz crea oscuridad, que es como nosotros definimos el miedo.

Los humanos sienten la oscuridad en su alma por medio del miedo. Hemos hablado del temor muchas veces, porque en realidad se trata de ausencia de información; sólo es posible temerle a lo desconocido. Cuando se informan, esa información, aunque sea incorrecta, hace que desaparezca el control que el temor ejercía sobre ustedes y con eso pueden enfrentar únicamente lo que realmente es.

El miedo brinda la oportunidad de irradiar luz. Ustedes traen amor. Traen luz. Traen información donde no hay ninguna, para soltar todo ese proceso del temor. Les pedimos que observen cuidadosamente las palabras que pronuncian. Si éstas, de alguna manera se pueden interpretar como basadas en el temor, busquen las más adecuadas para comunicarse en forma más exacta.

También muchos se volverán muy sensibles a los mensajes, motivaciones y acciones que estén basados en el miedo en su propio mundo. El miedo no podrá controlarlos si son conscientes de él. Permanezcan conscientes respecto a los movimientos basados en el temor, porque la humanidad ha sido controlada de esa manera por eones de tiempo.

A medida que vayan saliendo del campo de la dualidad experimentarán cada vez menos los pensamientos de luz/oscuridad, amor/miedo, bien/mal, correcto/incorrecto. La nueva conexión con su ser superior está equilibrando todos esos opuestos.

MIEDO
Jorge Oyhanarte
-¡Miedo…! ¡¿Por qué vienes…?! ¡¿Por qué me persigues…?!
¡¿Por qué siempre acechas tras de los espejos,
con tus nebulosas sombras espectrales
de fobias…, de traumas…, y antiguos complejos…?!-
“¡Yo soy el guardián de tu ser oscuro,
y hago mi trabajo cotidianamente…!¡
Soy las telarañas que hay en tu cabeza…!
no estoy allí afuera… ¡estoy en tu mente!
Mas no te equivoques: mi misión es noble…;
cada vez que llego, yo te desafío:
¿seguirás huyendo…, o por fin ahora
pondrás cara a cara tu rostro y el mío…?
“Cuando tu me enfrentas… ¡allí me disuelvo!...,
¡porque tu coraje me quita el poder!,
te das cuenta entonces que soy ilusorio…,
que tan sólo estaba en tu forma de ver…¡
Ah…si tú supieras qué fácil me rindo…!¡
Soy espuma pura… tigre de rebaño…!¡
Soy como ese cardo que, cuando lo aprietas,
se rompen sus pinchos sin hacerte daño…!
Y por cada miedo que vas disolviendo,
un rayo de luz llega a abrillantarte…,
hasta que un buen día… un hermoso día…
¡no habrá nada… nada… que pueda asustarte…!”

viernes, 9 de octubre de 2009

Influencias

Estaba en el lago, mirando los patos, y me llamaron la atención los círculos concéntricos que generaban al nadar o al hundirse para alimentarse. También, creaban estelas muy largas al desplazarse. Esos círculos y líneas se interceptaban unas con otras. A veces, estaban muy cerca y se podían ver o comunicarse. Otras, el resultado de su acción iba bastante lejos, cruzándose con otros que ya estaban separados.

Me puse a pensar en que pasaba algo similar entre los humanos, ya sea entre las personas o a través de las circunstancias o decisiones. Es común que algo generado con alguien siga en el tiempo o en la distancia, a pesar del alejamiento. O que una decisión dure en sus consecuencias mucho tiempo. O que no sepamos qué clase de influencia le llegue a alguien de nuestras acciones o pensamientos. Por ejemplo, a través de este blog o del sitio...