lunes, 3 de julio de 2017

Del Ego infantil a la madurez espiritual

“Yo sé que esto es una reacción infantil, pero no sé cómo ser madura”, me dice una consultante, luego de contarme cómo estuvo llorando sin parar por una situación que no puede manejar de otra forma.

La palabra YO nos da la ilusión de que hay UNO.  Somos una multitud.  Cantidad enorme de Aspectos conviven en nosotros: el miedoso, el soberbio, el generoso, el sádico, la víctima, el trabajador, el vago, el iluminado, el orgulloso y podría seguir hasta llenar páginas.  Las voces de todos ellos nos hablan constantemente y nos confunden, nos limitan, nos enloquecen, nos aclaran, nos ayudan, nos constituyen.

Basta que queramos tomar una decisión para que aparezcan: “No puedo”, dice el Miedoso; “¡Qué fantástico!”, dice el Arriesgado; “Sería un buen aprendizaje”, dice el Sabio; “Es muy complicado”, dice el Lógico y así cada uno de nuestros personajes se presenta con su punto de vista y, más de una vez, terminamos tan aturdidos que no hacemos nada.

Para complicarla, la mayoría de estos Aspectos se han quedado en la niñez.  Fueron moldeados a través de las experiencias acumuladas hasta los ocho años y reaccionan de una manera infantil, con las mismas emociones de cuando teníamos cuatro.  Aquí observamos otra ilusión: la de que somos adultos.  Somos niños en cuerpos grandes. 

Esto sucede porque dejamos de crecer.  Nos llenamos de información, de carreras universitarias, de teorías, de modelos externos, de “deber ser, tener, hacer”, pero no hemos evolucionado como individuos.  Interiormente, en la realidad, seguimos atados a lo que nuestros Niños Internos todavía no pudieron sanar ni elaborar.



¿Es malo tener un Ego lleno de Aspectos?  ¿Hay que negarlo, destruirlo, ensalzarlo?  No, hay que reeducarlo.  Cuando un consultante me cuenta que sus voces internas lo vuelven loco (de miedo, de posibilidades, de rabia), le pregunto qué hace y normalmente me dice que nada, que no puede con eso, que es más grande que él, que no se le ocurre cómo soltarse, que es así, que siempre fue así…

En el fondo, está diciendo que es un niño impotente.  Y, en cierto forma, lo es, porque nunca lo ayudó a crecer, no lo confortó, no lo contuvo, no le mostró otras variables, solamente le siguió la corriente.  “Si fuera tu hijo y comenzara a correr por la habitación, gritando y rompiendo todo, lleno de miedo, ¿solo lo mirarías, sin hacer nada?”, le pregunto.  “Por supuesto que no, lo detendría y le hablaría hasta calmarlo, lo abrazaría”, me dice.  “Entonces, ¿por qué no haces lo mismo con tus Aspectos?”.  Ellos quieren ayudarnos pero no saben cómo porque lo que aprendieron no nos sirve ahora.

El Ego es un instrumento del Alma.  Nos permite aprender a ser Creadores Responsables.  Cuando no lo usamos de esa forma (y casi nadie lo hace), es un amo destructivo y temeroso, exigente e impotente, sometido por la familia y la sociedad.  Se cree el Dueño y es solamente el Sirviente (una multitud de sirvientes en realidad).  Podríamos comenzar por establecer un Mayordomo, que ponga orden y sepa su lugar.

La mente es el dominio del Ego y debe ser reeducada para ser un Testigo objetivo y eficiente, que observe la dualidad y encuentre una síntesis que la trascienda.  Las emociones son una enorme fuente de energía y motivación que deben ser sanadas y reconducidas.  Gastamos grandes sumas de dinero en tonterías y perdemos el tiempo en cosas que no nos dejan nada más que insatisfacción, confusión, vacío, frustración.  Seguimos un modelo que es básicamente destructivo y desempoderante. 

Si realmente deseamos ser felices, plenos, abundantes, luminosos, es necesario que lo prioricemos, que toda nuestra vida se reconduzca hacia la consciencia, el cuerpo, el presente, la reeducación, la sanación, el amor.  El Ego le debe servir al Alma.  Nuestro diseño original tiene ese propósito.  Comencemos.

lunes, 12 de junio de 2017

El regodeo en la negatividad que impide la evolución

Algunas situaciones que inspiraron esta reflexión: una, estoy analizando una Rave de Diseño Humano con una mujer y, cada vez que le señalo una característica que ella interpreta como negativa, hace gestos y comentarios tipo: “¡A mí me toca siempre lo peor, no hay nada bueno en mi Carta!”.  Dos, una reciente consultante me está contando todos sus defectos y errores; la detengo y le pido que me hable de sus cualidades; se queda en silencio un largo rato y finalmente dice: “soy buena”.  Un hombre me relata sus (muchos) inconvenientes en el trabajo; su tono oscila entre el dolor, el humor y cierta jactancia por superar tantos problemas. 

¡Qué cómodos que vivimos en el sufrimiento y la negatividad!  No puedo concluir otra cosa.  Y no puede suceder otra cosa en una cultura que premia esas cosas.  El constante discurso de ser positivos y felices es un síntoma de ello, la contrapartida (inútil) que en realidad encubre un marketing para vender cualquier cosa, desde electrodomésticos a cursos de autoayuda.  En el fondo, nos enorgullecemos de estar ocupados todo el día, de correr de un lado a otro, de estar a cargo de muchas cosas, de no tener tiempo para nada, de cuantas dificultades soportamos y cómo aun seguimos adelante: ¡nos estamos ganando el Cielo! (uno en el que no creemos ni nos tomamos un segundo para contactar pero que está en el menú tradicional).

Puede parecer cruel lo que expongo pero, si no despertamos a esta epidemia de ego desbocado (que complejiza lo simple para sentirse importante y pretender que no puede), vamos a terminar mal.  Sin rumbo espiritual de ninguna clase, es difícil que encontremos propósito y sentido verdaderos.  Se creería que hay mucha espiritualidad en este momento pero es lo mismo que creer que hay mucho amor: hay necesidad de amor, de un encuentro sagrado, pero lo que se encuentra son sucedáneos, falsos ídolos, ego espiritualizado, teoría, mente abrumada y vacía.




Por eso, seguimos sosteniendo el sufrimiento como un premio.  Disfrutamos un regodeo en la negatividad, con un barniz brillante de positividad.  Basta ver tantos posteos de Facebook llenos de sonrisas y viajes que esconden historias tristes (que hace que otros envidien tanta felicidad ficticia y, a su vez, se entristezcan; todo un círculo vicioso).  ¿Cómo salir de él?  En principio, siendo sinceros con nosotros mismos.  Nada puede suceder si nos seguimos engañando, sustentando ideas y conductas equivocadas, soportando personas y situaciones perjudiciales, comprando un modelo sin alma.

No hay nada de valiente ni valioso en sufrir sin necesidad, en contar las heridas como medallas, en poner cara de héroe cuando se es un mártir.  Las piedras en el camino surgen cuando no aprendemos de los tropiezos, así que mejor tomemos una actitud abierta de aprender y liberar.  No es necesario cargar con nada ni nadie ni alimentar las heridas del ayer.  Vivir en el aquí y ahora, tomando cada momento con conciencia, actuando con una nueva actitud, es la clave.

Estamos en tiempos de fundar una sociedad distinta; no lo lograremos arrastrando las equivocaciones del pasado.  Es cierto que merecemos vivir felices y plenos; es una promesa que puede cumplirse pero no será de la cara para afuera; no es una labor superficial ni fácil pero las recompensas son maravillosas y duraderas.  Para comenzar, podríamos evaluar qué pensamientos, emociones, actitudes, circunstancias, personas, lugares, ya no deseamos sostener ni nutrir.  Luego, podríamos ir creando nuevas posibilidades (¿cuál es tu modelo de vida?, ¿cómo te contactas con el bienestar, la salud, la prosperidad, las relaciones profundas, la  conexión sagrada?) y elegirlas en cada instante que nuestra Alma nos las presente. 

En el momento en que nos comprometemos a un cambio, seremos probados hasta que seamos lo suficientemente fuertes y decididos y eso se instale definitivamente.  No tiene que ser una carrera de obstáculos ni un martirio: podemos tomarlo con calma y confianza e ir poco a poco plantando semillitas que irán creciendo poderosamente.  La Nueva Energía nos proporciona el impulso y la guía.  No desperdiciemos las oportunidades que están golpeando a nuestra puerta todo el tiempo.  No se trata de ser distintos, de crear algo de la nada: es despejar los condicionamientos para reconectar con nuestro diseño original y únicoYa somos lo que estamos buscando…


viernes, 9 de junio de 2017

¡Haz tu Carta de DISEÑO HUMANO! Conócete y actúa de acuerdo a tu Esencia

¡Siente la paz y la confianza de ser verdaderamente tú.
actuando de acuerdo a tu esencia!

ABRAZA TU DISEÑO
HAZ TU CARTA DE DISEÑO HUMANO


Como Coach de Vida (con recursos de Integración Cuerpo-Mente-Espíritu) con más de 25 años de experiencia, me sigo sorprendiendo cada vez que analizo una Carta con alguien por la extraordinaria exactitud con que muestra sus cualidades, fortalezas y aprendizajes, a través de sus Centros Definidos o Sin Definir.  Las demás revelaciones (como el Tipo y el Perfil) le brinda las estrategias necesarias para poder cumplir su propósito, sin las luchas y resistencias que atraviesa normalmente al no conocer su verdadera esencia y funcionamiento y vivir en su No-Ser (los condicionamientos que adquirió de la familia y los modelos sociales). Me llena de satisfacción la paz y la confianza con que se va después de la sesión (o que experimenta después de leer su Carta) porque, al fin,  se ha conocido verdaderamente y sabe cómo actuar.



 Diseño Humano es un sistema único de auto-conocimiento que integra enseñanzas orientales y occidentales como la Astrología, el I-Ching, la Cábala, los Chacras y la Física Cuántica.  Fue canalizado en 1987 (durante la Convergencia Armónica) por el físico canadiense Robert Alan Krakower. 

La meta es ayudarte a:
-      Descubrir tu Individualidad como ser único y reconocer la Diferenciación con los demás. 
-      Desprogramarte de los mandatos familiares y sociales para encontrar lo auténtico en ti.
-      Reconocer lo que eres (tus fortalezas y debilidades) y revelar lo que vienes a aprender.
-      Conocer tu personalidad consciente e inconsciente.
-      Practicar las estrategias adecuadas a tu Tipo y Perfil, lo que te permitirá actuar sin resistencias ni luchas.
-      Registrar los condicionamientos y los sufrimientos del No-Ser (las actitudes que has adquirido y que no te pertenecen).
-      Tomar decisiones desde tu Autoridad Interna.
-      Vivir sin culpas, miedos ni vergüenzas al identificar tus potencialidades.
-      Saber tu misión.
-      Comprender tu contribución y como interactúas con los demás, lo que te permitirá relacionarte mejor.
-      Valorarte como un diseño original y maravilloso, integrado a Todo Lo Que Es.

Tu diseño individual se calcula a partir de tus coordenadas de nacimiento, tanto temporales (fecha y hora) como geográficas (ciudad) y te brinda información empírica comprobable en tu vida diaria a través de una Rave (Carta). Más información aquí.

MODALIDADES: SESIÓN (en consultorio o por Skype) O ENVÍO POR MAIL
Sesión: en un encuentro de una hora y media, analizaremos tu Carta, beneficiándote de mis más de 25 años de experiencia como Terapeuta y Coach, ya que te brindaré más recursos de Integración Cuerpo-Mente-Espíritu adecuados a tu momento presente.
Envío: recibirás la Carta por mail, al día siguiente del pago. Quiero aclarar que, si no puedes hacer la sesión, la Carta es un informe de alrededor de 30 páginas, comprensible, concreto, lleno de recursos. No pierdas esta inigualable posibilidad.

Valores y medios de pago
Escríbeme (informando tu país) y te responderé inmediatamente.





LAURA FOLETTO

Nos esforzamos por cambiar cuando, en realidad, la verdadera alquimia radica en ser y actuar de acuerdo a lo que verdaderamente somos, armonizando nuestro flujo de energía personal con el flujo cósmico del Universo.  Solo podemos ser felices siendo quienes somos.  Te acompaño a la preciosa aventura de conocer tu mapa de la felicidad y la plenitud.

Aprende a reeducar aspectos "negativos" (como el Crítico Interior)

Una posición común es creer que debemos destruir o negar al ego.  ¿Cómo podríamos?  Él es nuestro instrumento de aprendizaje en esta dimensión; en todo caso, debemos readiestrarlo.  La impronta que cargamos está condicionada por nuestro diseño, que tiene una parte personal y otra genética, inconsciente.  Además, somos moldeados por la interacción familiar y social. Como no nos tomamos el trabajo de cuestionarnos estas influencias, nos imponemos todo tipo de actitudes que nos dañan y limitan.

Madurar, encontrar nuestra esencia implica concientizar estos condicionamientos, eligiendo qué deseamos mantener para soltar los que ya no sirven, implantando otros nuevos que nos permitan crecer (no solo de edad) y estar en paz con nosotros mismos, única forma de ser felices.  El ego contiene muchas facetas, roles, personajes, como deseemos llamarlos.  Observar y sanar los más fuertes y persistentes, reeducando su accionar, es imprescindible para ello.

Uno de los más poderosos es el CRÍTICO (o sus versiones extremas el Juez, el Censor).  Ya lo conoces: "¡Que tonto, cómo pudiste hacer/decir/pensar eso, cuándo vas a aprender, no sirves para nada, siempre equivocándote, así nunca lograrás nada, cualquiera es mejor, todo está mal, etc., etc., etc." (percibe la cantidad de conceptos absolutos  -y erróneos-  que dice, como todo, nada, nadie, nunca).  Es omnipresente y omnipotente (hasta que comete un error y entonces es el peor).  Nadie se salva de esta voz insistente, llena de reproches, autorizada promotora de la culpa y el castigo.

Una cosa que debemos entender de estos aspectos es que tratan de ayudarnos.  En general, no están para hacernos daño pero, como aprendieron su conducta de ejemplos autoritarios, victimarios, incorrectos y los profundizaron (porque quieren ser mejores todavía), no tienen un modelo que permita la expansión y el desarrollo.  Es nuestra responsabilidad mostrarles un camino distinto y formativo.  ¿Cómo hacerlo?  En principio, comprendiendo que no conocen otra forma y dejando de enojarnos con ellos, lo cual agrava el problema.



Tómate un momento e imagina que ese Crítico es un personaje: ¿cómo es: es una versión de ti con cierta apariencia, es un dibujo animado, tiene forma de otra persona?, ¿cómo se presenta, está enojado, frustrado, con actitud amenazante o cerrada?  Dile que, cuando te reta y te humilla, no te ayuda; por el contrario, te mantiene en el error porque te paraliza.  Cuéntale qué necesitas para que realmente sea efectivo: que te felicite cuando lo haces bien,  que te marque cuando te equivocas (inevitable cuando estamos aprendiendo, porque lo hacemos a través de prueba/error), que te brinde herramientas para mejorar, que te proporcione ideas y recursos, que te aliente para continuar.  De esa forma, ambos lograrán lo que se proponen y él no será un impedimento sino un apoyo.  Haz una alianza con él: lo escucharas solo cuando se comporte de esa manera, si te grita o te insulta, lo frenarás y no lo tendrás en cuenta.  Fíjate si tiene algo que pedirte o si necesita algo más y luego dense las manos y comiencen un nuevo capítulo.

Obviamente eso no hará que tu Crítico cambie de hoy para mañana, volverá a las andadas enseguida porque probará tu determinación y constancia pero está en ti, en tu autoestima, afianzar el acuerdo e interrumpirlo, recordándole que te debe tratar bien y que está para asistirte, no para detenerte.  Esto lo puedes hacer con otros personajes: el envidioso, el soberbio, el miedoso, el iracundo, etc.   Detrás de su "oscuridad", todos tienen una finalidad; cuando la descubres, puedes utilizar su parte  luminosa para tu evolución.  Entonces, destinas los aspectos de tu ego para lo que sirven, en lugar de ser instrumentos de dominación y perpetuación de modelos destructivos.

Todos tenemos cualidades y dones maravillosos, todos contribuimos con nuestro diseño al gran esquema de la Creación de Dios/Diosa. Cuando no los exploras, cuando te pliegas a la mediocridad del ambiente y a la conformidad, se pierde tu aportación y te pierdes a ti mismo.  Acéptate, ámate, disfruta tu luminosa individualidad.

jueves, 1 de junio de 2017

¿Anhelas pertenecer a un Grupo en donde elevar tu vibración y sentirte en casa?

¿ANHELAS PERTENECER A UN GRUPO EN DONDE ELEVAR TU VIBRACION Y SENTIRTE EN CASA?


Muchos me comentan frecuentemente que no encuentran personas o grupos con quienes tener una perspectiva distinta de la vida, conversar temas profundos, apoyar y ser apoyados en los cambios, tener un objetivo común, aprender a fluir con la Energía, sentirse que “están en casa”.

Mi objetivo al crear el Grupo Cerrado en Facebook ABRIENDO E ILUMINANDO PUERTAS fue no solamente trabajar con los arquetipos, iluminar las sombras, sintonizar con el Ser y el Universo sino también conectar a personas de distintos lugares que puedan tener un espacio en donde sacar lo mejor de cada uno, movilizar el potencial luminoso, sostener a otros, fundar una Red que contenga y ayude a evolucionar, ser Trabajadores de la Luz, creando un Nuevo Mundo. 


Te invito a ingresar al Grupo (desde el 1/6 y, a prueba, hasta el 8/6):
Escríbeme a laurafoletto@abrazarlavida.com.ar indicando tu país y te enviaré un documento explicando el Programa.
¡Importante!: la participación implica un costo mensual y una pequeña labor diaria.

El mandala de Diseño Humano está divido en 64 secciones, que corresponden a un hexagrama del I Ching o Puerta, cuyo orden es temático.  Esas Puertas están vinculadas a todas las posibilidades arquetípicas del ser humano.  A lo largo del año, el Sol va activando cada 5 o 6 días uno a uno los 64 Hexagramas, que están relacionados con determinados planetas. ¿Qué significa esto en la práctica? Que la energía disponible de ese arquetipo estará colectivamente presente en cada uno y entonces puedes acceder a ella beneficiándote de sus cualidades.  De esta forma, logras:

-      desbloquear tu potencial,
-      cambiar la Sombra del arquetipo por su aspecto Luminoso,
-      sanar las memorias que traes,
-      elevar tu patrón vibratorio,
-      alinearte con el Universo, fluyendo con la Energía disponible y usándola para tu evolución.


¿Qué obtendrás?
-      Cada 5/6 días, informaré la Puerta/Exagrama en curso (el tema/arquetipo) y la Intención que se trabaja.
-      Entregaré una serie de 5/6 preguntas a responderte una por día, que te permitirá elaborar el asunto, siendo un Testigo amoroso y compasivo de tu evolución.
-      Brindaré Afirmaciones que deberás leer tres veces al día para que eleves tu frecuencia del tema.
-      Podrás compartir tus pensamientos, experiencias, dificultades, progresos con los demás miembros, obteniendo una retroalimentación que ayudará y facilitará tu avance.
-      Ofreceré más sugerencias y prácticas, de acuerdo a lo que el Grupo vaya necesitando.

¿Cómo funciona el Grupo Cerrado?
El Grupo se conforma en Facebook y solo pueden acceder y ver la información los Miembros.  Tiene un valor fijo, que vas abonando mes a mes hasta el día 8 (por lo que puedes dejarlo cuando quieras).  Para conocer más detalles, escríbeme (indicando tu país) y te enviaré un archivo con toda la información y un ejemplo de lo que recibirás.




LAURA FOLETTO
Coach de Vida (Integración Cuerpo-Mente-Espíritu)



A todos nos cuesta hacer una labor cotidiana y consciente que nos permita reconocer el maravilloso diseño particular que traemos y transformarnos.  Cuando tenemos una guía diaria (conectada a la energía disponible) y formamos parte de un entramado que nos conecta y apoya, todo se vuelve más fácil y accesible.  ¡Fluye con el Universo, eleva tu vibración, sé un Trabajador de la Luz, brilla!

miércoles, 31 de mayo de 2017

Tres propuestas concretas (corporales) para lograr Paz

Pocas personas están libres de los grandes cambios que estamos atravesando. De una u otra forma, ellos impactan en distintas áreas de nuestras vidas ayudándonos a liberar pesos muertos, cargas innecesarias, estructuras perimidas, relaciones terminadas, trabajos desgastados.

Cuando necesitamos herramientas para sostener la transición, tendemos a buscarlas en la mente, a creer que ella es nuestra fiable socia.  Nada más falso, ya que generalmente lo único que consigue es que nos confundamos y nos estresemos más.  Mientras ella se enmaraña con la dualidad y viaja en el tiempo, hay un recurso que está siempre presente y que ha logrado el equilibrio (si lo dejamos): el cuerpo.

Cuando comencé mi camino de Terapeuta y Coach, busqué prácticas simples y efectivas que se pudieran usar en cualquier momento, sobre todo en los más difíciles, y sorpresivamente encontré que ya las teníamos disponibles y no las usábamos. El cuerpo tiene todo lo que necesitamos porque ha conseguido sobrevivir exitosamente a miles de años de evolución.  Voy a listar tres:


-      Respira con el diafragma
Observa tu respiración; la de la mayoría es en el pecho y/o rápida y superficial; es emocional.  La normal es con el diafragma, como la de los bebés; una sucesión lenta y profunda de inhalaciones y exhalaciones.  Cuando les pregunto a mis consultantes cómo es el diafragma, el 90% me dice cosas erróneas, lo que explica su concepción equivocada de este mecanismo.  Como una imagen dice más que mil palabras, de esto se trata:


¿Por qué la importancia de ella?  No solamente porque es la natural, la que permite mucha oxigenación, la que tiene múltiples beneficios, sino también porque el diafragma está ligado al nervio vago, que está ligado al cerebro: soma y psique, cuerpo y mente unidos para crear serenidad (por medio de ciertos neurotransmisores) a través de la respiración, tomando no solo aire sino energía universal.  ¿Estás ya practicando?


-      Enráizate a la Tierra
Vivimos en la mente, colgados, como si tuviéramos una percha en los hombros, sosteniéndonos a nosotros mismos con músculos tensos.  Creemos que si tenemos todo bajo control (el de la mente, el del ego), estaremos preparados para cualquier cosa.  No solo es una suposición tonta sino que es inexacta, como nos habremos dado cuenta muchas veces (pero seguimos tratando).  Lo que no está en el cuerpo no está en ningún lado: la seguridad que anhelamos está en sentir los pies bien apoyados en el suelo. Así, los músculos pueden soltarse, dejándose sostener por la estructura de los huesos, que perciben el soporte y la nutrición de la Madre Tierra. 



Cuando estamos bien alineados, respirando diafragmáticamente, sentimos que no hay esfuerzos innecesarios, que estamos centrados en el momento presente, abiertos a la energía universal, bien plantados, apoyados siempre.  ¿Notas tus pies?


-      Conecta con la Paz
Tenemos la vana ilusión de que lograremos serenidad cuando todo se solucione y estemos idílicamente tranquilos (en un bosque encantado).  Para la mayoría, esto dista de la realidad cotidiana, lo que nos sumerge en el estrés y la frustración.  ¿Y si la paz no estuviera fuera de nosotros?  Entonces, sería cuestión de vincularla interiormente.  ¡Buenas noticias!  De eso se trata: como otra divina cualidad (el amor), es parte constitutiva de tu Ser, así que cree y confía en que podrás enlazarla.



Entonces, respira percibiendo tu panza inflarse y desinflarse, tomando aire y Energía Universal, desde el Sol; siente tus pies y piernas recibiendo el apoyo y nutrición de la Tierra; ambos se comunican a través de tu columna; imagina que tu pecho se comienza a vaciar, a liberar de emociones y cargas tóxicas en cada exhalación, a suavizar.  En un momento, una pequeña luz se enciende, es dulce y sutil y se expande con cada inhalación.  Te llena el pecho de una ligereza pacífica y alegre, que sabes que está conectada a la Paz de tu Ser, de Dios/Diosa.  Continúas consciente de tu cuerpo, de tu entorno, pero permites que te invada totalmente hasta llenar todo el cuarto; si quieres, puedes expandirla hasta donde desees.  Di alguna afirmación corta que te sirva.  ¿Lo estás haciendo?


¿Lo lograrás de una vez?  Obviamente no, necesitas practicar tu respiración, tu enraizamiento, tu conexión con la calma en todo momento, hasta que sea parte natural de ti, como siempre ha sido.  Así, podrás ser consciente de ella instantáneamente cuando más lo necesites.  Eres divinamente guiado, protegido y amado siempre.

domingo, 28 de mayo de 2017

El Camino Lento

En una sociedad que privilegia la velocidad y el picoteo (todo es instantáneo y prescindible), nos resistimos a todo aquello que implique profundidad, constancia, consciencia, aceptación, paciencia, pasar de una etapa a la otra, comprender el proceso.  Es la imagen del caracol.

En su propia casa, interiorizándose cuando es necesario, paso a paso, va haciendo su camino y logrando sus metas.  La paradoja es que, cuando queremos quemar etapas y pasar rápidamente al final, nos encontramos con todos los obstáculos juntos.  El ego tiene tiempos que al Alma no le interesan.  Podremos querer correr para conseguir algo pero, si no hay un aprendizaje involucrado, si no es el camino del Ser, seremos detenidos hasta que lo hagamos.




Entonces, ¿no sería mejor el camino del caracol, desoír las quejas y urgencias del ego y saborear cada paso, aprender conscientemente, llegar enriquecidos y serenos?  De cualquier forma, nos veremos forzados a hacerlo…