jueves, 12 de noviembre de 2009

Bordado divino


Adoro acostarme en el suelo y mirar el cielo entre los árboles. No sé porqué pero hay algo mágico, divino, integrador en conectar cielo y tierra de esta forma...

2 comentarios:

Lía. dijo...

Quizás sea la magia que le brindas tu con tu visión lo que provoque magnificencia en lo poderoso que resulta ser el cielo adornada y encubierto por floridos árboles que dan vida a ese paisaje que colmado de serenidad dejan entrever la creación misma y perfecta conformada solo para vivenciar en el día adía eso que bajo tu estricta mirada resulta ser integrador.
Un gusto.
PD: bellas fotografías.-

LAURA FOLETTO dijo...

¡Gracias, Lía! Tus hermosas palabras lo han explicado perfectamente. Te mando un beso azul cielo.