jueves, 14 de octubre de 2010

Viviendo un día perfecto

Lo primero que hago en la mañana es un poco de “Trabajo de espejo”. Me miro a los ojos en el espejo y digo, “Tú eres maravillosa, y yo te amo. ¿Qué puedo hacer hoy para hacerte feliz?”. Este simple trabajo de espejo ha hecho tantas maravillas para mí. Hubo un tiempo en que difícilmente yo podía mirarme a los ojos. Ahora me encanta hacerlo. Por favor, únete a mí en este ejercicio de cambio de vida. Incluso si te sientes tonto, continúa haciéndolo. Por la noche, di, “Yo te amo. Ahora duerme bien, y te veré en la mañana”.

También medito cada mañana, es decir, me siento en silencio y me doy tiempo para conectarme con la sabiduría interior que está dentro de todos nosotros. Expreso gratitud por todo lo bueno que tengo en mi vida. Yo afirmo que yo merezco tener un día grandioso y que estoy abierta y receptiva sólo a las buenas experiencias. Declaro que mi salud es excelente, y envío amor a cada parte de mi vida.

Si un problema viene durante el día, paro y me digo: “Todo está bien. Todo está funcionando para mi bien más elevado y solo lo bueno vendrá a mí.” Esta declaración me guarda de pensar cosas negativas.

Antes de ir a dormir, expreso gratitud por todo lo que sucedió ese día, incluyendo cualquier lección o desafío. Bendigo mi cuerpo con amor, y agradezco por estar conmigo para otro día. Después bendigo todas mis experiencias con amor y me duermo pacíficamente.
Louise Hay

2 comentarios:

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Gracias, Laura, una vez más:

http://silencioactivo.blogspot.com/2010/10/afirmo-y-me-reafirmo.html

LAURA FOLETTO dijo...

Gracias a ti, Concha, por compartir. Me encanta tu blog y tu hermosa forma de escribir y, sobre todo, de ver y vivir la vida. Besos trasatlánticos.