domingo, 10 de octubre de 2010

Disfrutando...

Ayer, fui a la casa de mi amiga Amelia en La Plata. Me encanta esta ciudad… y recorrerla en buena compañía. Anduvimos por el centro y conseguí allá dos cosas que andaba buscando aquí sin encontrar y a mejor precio. Me gratifiqué a mí misma con un rico café frío con helado y de todo. A la noche, fuimos a escuchar excelente jazz, en un restaurante con buena comida. ¡Maravilloso!

El domingo, abrimos el Portal 10.10.10 como correspondía: en el río. Mientras caminábamos por la costa, me vino una imagen muy acertada. Hércules, entre sus tareas en el camino del héroe, tuvo que limpiar los establos de un rey que eran de una suciedad indescriptible. Para hacerlo, desvió las aguas de dos ríos hacia ellos y lo logró fácilmente. Así tenía que limpiar mi corazón de la suciedad de siglos de emociones. Dejé la imagen trabajando para mí, mientras concientemente suelto y finalizo emociones y actitudes para dejar libre y nuevo mi corazón para el Amor.

Nos quedamos un rato acostadas en la orilla y me encandilé con los centelleos fugaces de las hojas de un álamo, que titilaba firme y feliz. Nos fuimos a comer pacú y después al Bosque, a tirarnos sobre las raíces de un enorme ombú y dejar que nos cobije mientras hacíamos la digestión. Amo los árboles… ¿ya lo dije… miles de veces???

Y continuamente charlando, compartiendo, movilizando aprendizajes mutuos, riendo, juntando silencios y miradas con Amelia. Hermoso fin de semana. Gracias.