domingo, 2 de marzo de 2008

La vida es una delgada línea entre el amor y la fe

Leí esta frase como “subtítulo” de una película. Me atrapó inmediatamente. Me parece tan profunda que es como para pensarla en sucesivas vueltas de espiral, como la vida misma, como la evolución misma…

Me surgen destellos del nacimiento de un nuevo ser, de la fuerza de continuar a pesar de todo, de la confianza inherente a seguir vivo, de la necesidad de enarbolar la fe como una bandera de libertad (al igual que el amor), muchas cosas y, por sobre todo, el enorme Amor de Dios generando Vida en la Fe de su Creación.

¿Qué se te ocurre a vos?