viernes, 14 de marzo de 2008

¡Feliz 200!

No puedo creer que esta es la Entrada 200. Comencé este blog con la idea de ir registrando un proceso, un camino, una experiencia hacia un salto de fe hacia mí misma. Todavía estoy en el aire. Volando. Con las alas más fuertes y grandes.

Ahora recuerdo que, hace tiempo, tuve una visión en la que yo era un enorme, enorme ave que llevaba sobre sus alas una infinidad de pajaritos que descansaban o aprendían a volar en mi cuerpo y luego continuaban.

No sé porqué me acordé esto ahora, pero algo debe tener con este blog seguramente. O, por lo menos, espero que así sea.