miércoles, 12 de marzo de 2008

Chau, Jorge

Hoy, se nos fue Jorge Guinzbourg. Tuve el placer de trabajar con él hace muchísimos años en una Agencia de Publicidad y fue inolvidable. Era tal como fue siempre: alegre, solidario, inteligentísimo, rápido, lleno de vida. Estoy muy triste. Por otro lado, simplemente pasó a ayudarnos desde otra dimensión: con ese enorme sentido del humor, nos está invitando a vivir pleno, productivo, cariñoso, fraternal y feliz como él lo hizo. ¡Gracias, Jorge!