sábado, 25 de agosto de 2007

Sobre palabras importantes... y lo que encierran

Cuando decidí crear el sitio, pasé un tiempo pensando cómo llamarlo. No me interesaba ponerle mi nombre porque no se trataba de mí sino de un concepto que ayudara a las personas a acercarse a un nuevo paradigma, a ver su existencia desde otra óptica, a encarar su aventura en este hermoso planeta de una forma integral y amorosa. Entonces, surgió ABRAZAR LA VIDA.

Estaba harta de escuchar que debíamos luchar la vida, estaba irritada con la idea constante de que debía comportarme como un soldado para lograr lo que deseaba, estaba cansada de que “el otro” fuera el enemigo, de que la Vida fuera tan avara y miserable como para que yo le tuviera que arrancar algo (porque estas nociones están implícitas en esa concepción).

Así, abrazar envuelve todo: lo bueno, lo malo, lo mediocre, lo hermoso, lo horrible, el drama, la comedia, la tragedia, lo negativo, lo positivo, la luz, la sombra, lo femenino, lo masculino, dios, el demonio, los dioses menores, lo ateo… todo!

Porque somos todo y, por lo tanto, nada queda fuera de nosotros. Si no puedo reflejarme en algo es porque no puedo verlo, no porque no exista en mí, aunque sea en una mínima fracción. El peligro de no verlo es que lo proyecto y, entonces, el otro es el enemigo, el raro, el malo, el diferente y así surgen las divisiones.

Lo hermoso es valorar las diferencias sabiendo que nos recuerdan las múltiples posibilidades que poseemos en este brillante diamante que somos, sin olvidar que somos Uno.

Luego de un tiempo, comencé a encontrar el concepto de ABRAZAR LA VIDA en muchos lados. Cuando pensé en un título para los Libros Digitales, me apareció (así, tal cual, no lo pensé, se me impuso) la palabra VERDAD. No me gustó mucho en principio. Me parecía… inadecuada, vaga, antigua. Pero, la acepté y la uní a otra noción que creo fundamental: la de creación, la de que construimos nuestra propia vida. Así nació ENCUENTRA TU VERDAD Y CREA TU VIDA.

Ahora, me estoy tropezando con la palabrita todo el tiempo. Hoy, leí en una canalización de Kryon lo siguiente: “La verdad es el atributo del corazón humano que se desposa con el amor de Dios y cuyos resultados son la pasión por un camino espiritual que enriquece a ese Humano”. ¡Maravilloso!

Cada camino es absolutamente individual, único, precioso y todos conducen a uno único, como los rayos de una rueda. Mi verdad es distinta a la de otro y me brinda recursos y potenciales originales y exclusivos y así con cada ser humano. ¿¡No es fantástico?!!