miércoles, 27 de noviembre de 2013

Dar y recibir amor

“Quieres ser amado pero nunca se te ocurrió pensar: ¿eres capaz de recibir amor? Hay tantos impedimentos que no te permitirán recibirlo... El primero es que no tienes ningún respeto por ti mismo, de aquí que cuando el amor viene hacia ti, no te sientes lo suficientemente adecuado para recibirlo. Estás en medio de un lío tan grande que ni siquiera puedes ver un simple hecho: si nunca te has amado, ¿cómo te las arreglarás para recibir el amor de otro? Entonces ¿qué haces? Simplemente rechazas el amor, y para eso encuentras todo tipo de excusas. Si tú mismo no puedes amarte, si no has visto tu belleza, tu gracia y tu grandeza, ¿cómo puedes creer que otro pueda amarte...? El amor tendrá en ti un impacto tremendo porque tendrás que atravesar una gran transformación antes de que puedas recibirlo. Tendrás que amarte y aceptarte sin ninguna culpa, sin condiciones”.



Recordé estas afirmaciones de Osho charlando con una paciente que me contaba cómo su esposo la rechazaba cuando ella quería un acercamiento amoroso, tierno, contenedor.  La realidad es que ella había sido rechazada por sus padres en su niñez y lo que hacía era proyectar eso en su esposo.  Ella re-creaba lo que su Niña Interna conocía: un círculo vicioso de demanda-rechazo-desilusión, que se reiniciaba constantemente.  Sólo la toma de conciencia de este mecanismo puede cambiar la situación, porque, de lo contrario, se tiende a echar la culpa afuera (al esposo), sin modificar lo que verdaderamente lo origina.  Es necesaria la reconciliación interna de esa Niña con esos padres y el amor que ella puede brindarse a sí misma para hacer posible la transformación real.