sábado, 16 de noviembre de 2013

Aprendiendo y cayendo


Estaba en la Barranca de Belgrano tomando "tierra" (viviendo en un sexto piso, tomo demasiado "aire"), y veo un niñito aprendiendo a caminar. Su papá lo seguía con el cochecito, así que él caminaba un poco, se tomaba del carrito, se caía, se levantaba, volvía a hacer sus pasitos y así todo el tiempo.

Cuando tratamos de hacer un cambio, nos pasa lo mismo. Sin embargo, pretendemos hacerlo de un intento y nos frustramos y castigamos por caer una y otra vez. Recordemos que cualquier aprendizaje implica muchos "errores", una gran cantidad de "caídas" antes de resolverlo. Seamos niños de nuevo y hagámoslo con alegría, tranquilidad y persistencia. Hagámoslo con nuestro Niño Interno.

2 comentarios:

Sonia Rotger dijo...

GRACIAS

LAURA FOLETTO dijo...

Sigamos aprendiendo, cayendo lo menos posible... jaja! Besos.