miércoles, 6 de noviembre de 2013

¡Bienvenido, bebé!

Mira este video e imagina que tú eres ese bebé. Y también imagina que tu aspecto maternal/paternal lo están bañando. Mientras lo haces, susúrrale: 

"¡Bienvenido al mundo! ¡Que alegría que estés aquí! Eres maravilloso, perfecto, divino. Saca los preciosos dones que traes y crea lo que te haga feliz. Vives en la abundancia y tienes el derecho a recibirla y a compartirla. El amor te ha traído aquí y te rodeará siempre. Yo te acepto así como eres y te reconozco. Eres una luminosa chispa de Dios/Diosa. Estaré a tu lado en todo momento. Te amo".


Déjate guiar por tu corazón y expresa las palabras que ese bebé siempre quiso escuchar.