viernes, 22 de noviembre de 2013

Cosas simples que traen cambios grandes

COSAS SIMPLES QUE TRAEN CAMBIOS GRANDES
“La dificultad de ver lo obvio” es el nombre de un libro de Moshe Feldenkrais que siempre me impactó, porque es una gran verdad: generalmente, eso que pasamos por alto porque es cotidiano o muy sabido (pero no incorporado) constituyen la clave para estar mejor, pero no lo apreciamos.

Una de estas cosas es nuestra relación con el cuerpo.  Lo tratamos como una máquina que debe estar disponible siempre, pero sin darle ningún cuidado importante.  Además de perdemos sus valiosos mensajes, esta actitud genera muchos problemas que no valoramos.  Escucho amigos y pacientes quejarse de cansancio, de falta de motivación, de síntomas varios y, cuando le pregunto acerca de cómo viven, me cuentan toda clase de desatinos.  Comidas salteadas, ínfimas o excesivas, muy restringidas o demasiado industrializadas; poca agua; horas de sueño mínimas; respiración insuficiente y en el pecho; nada de actividad física; drogas (en el más amplio espectro, incluidas las prescriptas, usadas en demasía), alcohol, cigarrillo, etc.

El cuerpo es un organismo perfecto, increíble, que ha logrado un equilibrio dinámico (homeostasis) impresionante.  Tiene ritmos propios que no han variado en siglos y los abusos de ellos se notan a la corta o a la larga (más bien a la corta).  Quienes tienen físicos resistentes son los que más los profanan.  El simple hecho de comer en horarios regulares, lo más sano posible, lo suficiente, masticando bien, con la tranquilidad que se pueda conseguir, hace maravillas.  Tomar un par de litros de agua.  Respirar con el diafragma.  Caminar.  Dormir en lugar de quedarse mirando televisión o en la computadora.  Dejar los falsos sustitutos de centración, plenitud y serenidad (pastillas, alcohol, comida, cigarrillos), comenzando el camino interior que brinda lo que buscamos afuera.  Más tips enhttp://abrazarlavida.blogspot.com.ar/2013/08/como-conectarte-con-tu-cuerpo.html: “Cómo conectarte con tu cuerpo”.


Si tu cuerpo no está cuidado y equilibrado, conectado y escuchado, olvídate de que la mente te salvará.  Ese es un pensamiento equivocado que trae múltiples perjuicios. Intégrate.