lunes, 27 de diciembre de 2010

¿Estás despertando? No estás solo

Leemos y hablamos mucho sobre la Nueva Energía, sobre los sublimes cambios que estamos y estaremos atravesando, pero, ¿cómo se manifiesta eso para cada uno de nosotros? Te cuento mi caso, por si te ayuda a comprenderlo mejor.

Si bien lo espiritual fue decisivo en mi vida desde siempre, los últimos diez años han sido bien movidos, más en el adentro que en el afuera. Desde los síntomas físicos hasta los psicológicos, no ha habido respiro ni tregua. Justamente, ayudarme de la respiración fue una clave que no paro de recomendar porque es uno de los aspectos más fundamentales y subvalorados de esta transformación. Por ser simple, se la deja de lado sin comprender que lo nuevo va de la mano de la sencillez, tan lejana al Ego y sus complejidades inútiles.

Calores continuos (que me despertaban más de diez veces por noche), rinitis vasomotora que se convertían en sinusitis, dolores que mutaban de lugares, aumento de peso con hinchazones incluidas que me hacían parecer embarazada, visiones borrosas intermitentes, ruidos en los oídos, mareos, enfermedades que aparecían y desaparecían como vinieron… algo más??!! Sí, algunas que otras cosas que olvidé piadosamente han sido el recorrido que fue forjando un cuerpo físico que sostenga un nivel mucho mayor de Luz. Algunos síntomas continúan mucho más atenuados (o son distintos de acuerdo a nuevos Portales), pero lo importante es no hacer drama con ellos. Aceptarlos como parte del proceso y ayudar con recursos apropiados es lo mejor.

El Ego también tuvo sus cataclismos. Barrer bajo la alfombra los asuntos significativos no va con la Nueva Energía. Todo debe salir a la luz y ser reconocido y sanado. No hubo aspecto que no fuera revisado y cambiado. Eso impactó en mi entorno. Conocidos, amigos, familiares, pacientes, grupos, fueron desapareciendo paulatinamente. Algunos retornaron desde otros lugares, otros se fueron para siempre. La vibración va haciendo elecciones continuas de acuerdo a su evolución y aprendizajes. Al principio, las sufría y me enojaba. Con el tiempo, me acostumbré a las pocas relaciones, al vaivén de los cambios y a una mayor soledad.

Siempre, tuve una veta de solitaria. En algunos tiempos, la padecía. Comprendí que era necesaria para encontrarme y disfrutar de ser yo misma, de sentirme bien en mi piel, de aceptarme y amarme totalmente a fin de hacer lo mismo con los demás. De lo contrario, mis propios conflictos y necesidades eran reflejados por los otros y las relaciones se convertían en demandas constantes de que me dieran lo que yo no creía poder darme.

El trabajo y la prosperidad fueron otro tema candente. Después de mucho buscar, había encontrado lo que mi corazón deseaba hacer. Esto es fundamental. Prosperamos en lo que amamos, en lo que nos es fácil y natural. Esto implica soltar una enorme cantidad de conceptos con lo que la sociedad nos bombardea como verdades y que no son más que mentiras disfrazadas para mantenernos esclavizados. Fui encontrando mis formas de vivir en abundancia con mis parámetros.

Esto es verdad en todos los sentidos. La Nueva Energía tiene sus particulares cualidades que no tienen ningún punto de comparación con la vieja. No podemos usar los mismos métodos de la sociedad en la que estamos inmersos si queremos resultados distintos. Eso es esquizofrenia. Lo que hace veinte, diez años atrás era imposible o muy difícil, ahora está habilitado. Hay una corriente energética desplazándose fluidamente para que nos subamos y hagamos todo desde el nuevo paradigma. Desconocerlo o descreerlo solo incrementa el esfuerzo y el sufrimiento inútilmente. Surfeemos la ola y recibiremos su impulso y poder.


Los que despertamos o los que están en ello tenemos una característica común: nos sentimos raros, desplazados, solos. Muchos se aíslan o se discriminan ellos mismos. Los que hemos estado encarnando desde hace mucho tiempo también podemos sentirnos que no merecemos esta oportunidad o que seremos castigados o perseguidos: es el “recuerdo” de antiguos sucesos. No sucederá esta vez. Este es el tiempo que hemos estado esperando. Nosotros somos los que hemos estado esperando. Al conectarnos con nuestra alma, los velos se irán afinando poco a poco y sabremos que ya somos y tenemos lo necesario.

No estás solo. Muchos están despertando. Mira a tu alrededor. Aunque creas que eres un bicho raro o que no comprendes muy bien que te está sucediendo o que estás buscando “algo más” que no sabes qué es, eres parte importante de este cambio. No te escondas. Tampoco evangelices. Cada uno despertará a su ritmo y encontrará lo que necesita. Simplemente, acepta el luminoso proceso. Gózalo. Es la razón por la que viniste. Conéctate. A ti mismo, a los otros, a la ayuda que precises. Hazlo parte de tu vida diaria. Ya no existe la separación entre materia y espíritu. Todo es Uno. Y te guía y sostiene. Maravíllate. Eres único. Eres Todo.

3 comentarios:

Johnver dijo...

Hola laura, como vas?

Esto de despertar si que es bien complejo, y por poca fortuna poco difundido "realmente", hay mucho concepto new age y hasta le encuentro su parte positiva al llevar a muchos por lo menos a considerar que hay una manera de ser muy superior y que es real, hasta hay me parece valido, pero no veo que pase lo mismo con la difucion a la hora de manejar los sintomas y aveces hasta "patologias" o "metapatologias" o como se llamen que se desprenden del emerger espiritual, en eso considero que se debe hacer un esfuerzo por aquellos que sean capacitados para tal fin, obvio que tales respuestas no puede ser de la misma ayuda para todas las personas, cada camino es unico, pero si ayudaria bastante el tener tambien opciones a la hora de ayudar a los procesos de lo que va surgiendo en el despertar o luego de el.

Me parece que en realidad muy pocas personas conocen la real implicacion de tal despertar, como bien dices, molestias fisicas, emocionales, psicologicas, que aveces son muy, muy fuertes, y tambien coincido en que no dan tregua ni durmiendo, en mi caso la vida me cambio en un digamos...70%,
trabajo, relaciones, etc.. nada quedo sin tocar, y asimilar eso de golpe es tremendamente dificil, por lo que tu post me parece mas que acertado al tratar de advertir ese tipo de complicaciones que van surjiendo en el camino espiritual, es de gran importancia ya que se sabe de antemano sus vicisitudes y anima a respirar profundo y pararse firme.

El camino puede ser corto o largo, facil o dificil, dar vuelta en circulos o avanzar, pero seguro si es que todos vamos hacia eso, entonces solo sigamos caminando.

Saludos Laura

LAURA FOLETTO dijo...

Pienso lo mismo que tú: hay demasiadas "burbujitas de colores" en lo espiritual y, cuando aparecen los extremos cambios, muchos se asustan o creen que están "mal".
Observo que la gran mayoría de las personas creen que lo espiritual es un atajo, que simplemente el Ego se desvanecerá en la nada porque hacen una meditación o leen o hacen cursos. Nada más alejado de la realidad: esas ilusiones explotan como globos cuando son tocadas por la verdad del Espíritu. Así que me he dedicado a eso en mi vida: a integrar lo material y lo espiritual a través de lo cotidiano.
Muy acertado tu comentario. Gracias. Besos.

Diana dijo...

Hola!

Me ha encantado la entrada y los comentarios expuestos. Totalmente de acuerdo. Realmente cuando llega un despertar auténtico te das cuenta que todo lo anterior era muy literal, muy teórico y fruto de más ego sin darnos cuenta de ello. Pero también te das cuenta que en el fondo siempre había estado ahí tu propio guía interno que te fue llevando por todos esos pasos previos necesarios para llegar al punto del despertar.

Un abrazo!