jueves, 9 de octubre de 2008

Nosotros, los consumidores

“Bien al abrigo de los anocheceres de invierno, en los departamentos calefaccionados contra los vidrios de cuyas ventanas venían a golpear inútilmente los copos de nieve o los puñados de lluvia helada, los que en otras épocas habían nacido para ser personas y ahora se habían transformado en meros compradores, en unidad de medida de los sistemas transnacionales de crédito, en fracciones de los puntos de audiencia de la televisión y en blanco sociológica y numéricamente caracterizados de las tandas publicitarias, absorbían, entre dos cucharadas de alimentos descongelados en el horno a microondas, con alivio injustificado y credulidad inagotable, los comunicados pregrabados que la imagen fantomática del comisario Lautret daba la impresión ilusoria de murmurar al oído de cada uno desde las pantallas magnéticas y siempre al borde de la desintegración de los televisores.

Como todos los notables de su época, Lautret sabía por otra parte que la inmensa mayoría de los habitantes de ese continente y también sin duda de los restantes, confunde el mundo con un archipiélago de representaciones electrónicas y verbales de modo que, pase lo que pase, si es que todavía pasa algo, en lo que antes se llamaba vida real, basta saber lo que se debe decir en el plano artificial de las representaciones para que todos queden más o menos satisfechos y con la sensación de haber participado en las deliberaciones que cambiarán el curso de los acontecimientos”.

Este párrafo (escalofriante en su ironía) es de Juan José Saer de su novela “La pesquisa”. Es una visión (fría y precisa) de lo que nos convertimos cuando nos alejamos de nuestro ser y pasamos a ser pueblo, gente, mayoría, público, espectadores, masa, consumidores, usuarios, muchedumbre, etc.