jueves, 12 de julio de 2012

Los DEBERÍA (según Louise Hay)

Cuando queremos conseguir cambios en nuestras vidas existen dos vías desde donde podemos plantearnos los cambios: desde la elección o desde la imposición. Cuando hacemos algo desde la elección, los cambios suelen realizarse con fluidez. Sin embargo, cuando nos imponemos un cambio desde los DEBERIA, nos encontramos luchando constantemente, terminando exhaustos y frustrados porque no hemos cumplido nuestros objetivos.


Cuando intentas efectuar un cambio desde un DEBERIA, estás intentando cambiar desde un punto de resistencia (DEBO significa TENGO que hacerlo...pero no quiero!).  Por ejemplo, podemos tener una lista con algunos de los siguientes objetivos:
Dejar de fumar
Ponerme a dieta
Ir al gimnasio/hacer más ejercicio
Comer sano
Tomar un curso de…
Gastar menos, ahorrar más
No salir todos los fines de semana
Beber menos
etc, etc,  etc,

¿Te suenan algunos? Sin embargo, a pesar de toda nuestra buena intención, después de un tiempo a veces corto otro más largo, vemos que la mayoría de nuestros buenos propósitos no se han cumplido y encima nos sentimos culpables y nos criticamos por no tener fuerza de voluntad, constancia, disciplina, etc,  ¿Qué ocurre?

La mayoría de nosotros queremos realizar los cambios desde el DEBERIA.  Louise Hay considera la palabra DEBERIA como una de las más dañinas de nuestro vocabulario porque nos dice que estamos equivocados, que estamos haciendo algo mal y debemos cambiar: DEBERIA ponerme a dieta, DEBERIA dejar de fumar, DEBERIA hacer ejercicio.

Para realizar cambios positivos en nuestras vidas es necesario partir de una elección, no una imposición. Los DEBERIA entonces se convertirían en, “si yo quisiera PODRIA… dejar de fumar, beber o comer en exceso”. Esta postura siempre nos permite una opción. Nosotros podemos elegir. Nos devuelve nuestro poder.


Mediante ejercicios sencillos de exploración y auto-descubrimiento,  podemos comenzar a plantearnos los cambios desde otra perspectiva: desde el amor y la aceptación de uno mismo, desde nuestro poder de elección, desde el apoyo mediante mensajes de amor y nutrición.

AFIRMACION
Yo elijo comer sano y hacer más ejercicio porque me quiero y amo mi cuerpo y
cada célula que habita en él. Por eso, lo cuido y lo mimo.
Soy capaz de conseguir cualquier objetivo que me propongo.
Me amo y me respeto.
El Amor a uno mismo produce MILAGROS.
Malena Sotomayor

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Maravilloso texto

LAURA FOLETTO dijo...

Sí, para realizar cambios sobre lo que quiero y puedo y no porque tengo que...
¿Comenzamos ahora? :-)
Besos.