lunes, 18 de julio de 2011

Soberanía personal

Cuando consideras la vida desde esta dimensión de la realidad es muy fácil involucrarte en el drama y las historias de tu vida. Te involucras tanto en estas historias que te olvidas de la verdad que eres. La verdad sobre ti es que en todo momento, en todo momento, eres una expresión perfecta y eterna de la creación. No hay excepciones a esto. Eres un gran ser espiritual multidimensional, jugando este maravilloso juego que se llama: “la vida humana, ahora”.

La verdad es que tú creas cada parte de tu vida completamente. La creas a través de tus pensamientos y tus creencias. La creas a través de tus deseos y de tus miedos también. Cuando entiendes eso, entonces te das cuenta cómo la mitología de la victimización y de las historias sobre tu existencia se perpetúan. Naces en una familia y esa familia tiene ideas y su propia mitología. Has sido criado con toda esa mitología. A su vez tú has creado otro paradigma, otra estructura de creencias. Se puede decir que tus ideas y creencias sobre la realidad son la casa en la que habitas. Así que se puede decir que la realidad es creada por tus ideas sobre lo que eres y tus ideas sobre cómo debe ser la realidad, la realidad aceptada.

Estas ideas son sólo formas de energía, tus pensamientos son formas de energía. Lo que le da el poder a estas ideas es tu emoción, tanto si la emoción es amor y alegría como si es miedo. Te recordamos que todo aquello que no es amor está basado en el miedo. Así que si estás de acuerdo con esta hipótesis que te damos, puedes entonces ver que sí tú lo creas todo ¿Cómo entonces puede existir alguna víctima?

Te escuchamos preguntar: “si yo creo mi realidad, ¿cómo es que he creado la tragedia y el drama en mi vida? O ¿por qué elegiría nacer en una zona de guerra, de miseria, de abusos y de torturas? ¿Por qué elegiría nacer en esta realidad disfuncional? Míralo desde un punto de vista más expandido. No tienes una sola vida, tienes miles de vidas. Fuera de este continuo de espacio y tiempo, todas ocurren en el mismo momento, son realidades simultáneas, y tú, como un poderoso ser espiritual, vienes a la vida una y otra vez.

Una de las razones por la que sigues volviendo es por la intensidad de la frecuencia llamada e-moción. La parte más elevada de ti no juzga las emociones como buenas o malas. Es simplemente una experiencia. Así que toma en cuenta que en este momento estás experimentando no sólo esta realidad percibida, sino que simultáneamente estás experimentando cientos de otras realidades.


Todos existen simultáneamente en todas las dimensiones de realidades. Existes en todos los reinos hasta el vacío de la creación. Así de grande, así de poderoso y así de maravilloso eres realmente. Eres en todo momento una perfecta y eterna expresión de la Creación, de Dios/Diosa, de Todo Lo Que Es. Eso es lo que eres, esta es la verdad sobre ti. ¡Qué poderoso, poderoso ser creativo! No importa lo fuerte que pueda ser la colectividad, tu libre albedrío y tu soberanía es lo más poderoso, porque eres el sol central de tu universo. Cuando tomas en cuenta lo que estás creando en cada momento, principalmente inconscientemente, puedes imaginarte cómo podría ser cuando seas completamente consciente del cómo, por qué y el qué creas. ¡Es realmente excitante!

Te tenemos que contar algunas cosas sobre el perdón. Desde el punto de vista más ilimitado, el perdón en sí mismo es limitante, porque, si tomaras responsabilidad por tus propias creaciones, entonces no hay nada que perdonar. Si hablas sobre el perdón, entonces deberías ver cómo deseas perdonarte a ti mismo. De nuevo, ese es un concepto limitado porque, cuando te culpabilizas por tu comportamiento, entonces no entiendes y no permites la soberanía personal de todas las personas y ciertamente la soberanía de tus cocreaciones en tu día a día.

Cualquier cosa que estés creando con otras personas en tu vida, ellos están ahí para su propia experiencia. Cuando estás eligiendo tus padres, tus hermanos, tu propia herencia genética, lo haces consciente de las probabilidades de esa elección, consciente de las probabilidades sobre las relaciones. Sabemos que en todos hay culpabilidad por algún comportamiento hacia alguien que han amado, aman, o deberían haber amado y no fue así. Te decimos que la culpa es simplemente una lección no aprendida y la lección es que co-crearon lo que sucede juntos. No eres el juez de la vida de otra persona, de los deseos de los demás, tipos de vidas o experiencias, ni de sus elecciones.

Cuando estás en una situación incómoda y sientes ansiedad o incomodidad en la barriga, eso simplemente significa que tienes miedo de hacer algo mal. Te decimos que nunca has hecho nada malo en tu vida y nunca has tomado una elección equivocada. Reconoce el sentimiento. Es sólo ese niño que está dentro de ti, que tiene miedo de que él o ella harán algo mal, que ella o él no merecen el amor o teme causar dolor.

Cuando puedas realmente honrar quien eres, cuando puedas honrar todos tus aspectos, cuando puedas honrar tu elección divina, entonces, automáticamente honrarás las elecciones de todos los demás también y no asumirás la responsabilidad de las elecciones de los demás.

Hay algunos quienes asumen la responsabilidad y dicen: “Es sólo un niño, un bebé. ¿Cómo no podría yo asumir la responsabilidad por ese bebé?”. Te decimos, bien sea un alma envuelta en el cuerpo de un bebé o en el cuerpo de un anciano, la edad del alma es la misma. No hay almas jóvenes ni almas viejas. Fuera de la limitación de la experiencia y el conocimiento, tú reconoces la divinidad de todo. Se trata únicamente de amar absolutamente, de apoyar, en el conocimiento de que no hay víctimas, sólo voluntarios para una experiencia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Exdelente artìculo Laura!! Què buena explicaciòn! Gracias por compartirlo!!... Greta.

LAURA FOLETTO dijo...

Gracias, Greta! Está muy clara y simplemente explicado. Me alegra que te haya gustado. Besos.