lunes, 30 de diciembre de 2013

¿Qué te propone tu ciclo para el 2014?

La Vida tiene ritmo.  Como las olas.  Como el día y la noche.  Como la respiración.  Hemos perdido el contacto con ese ritmo.  En sociedades industrializadas como la nuestra, tenemos luz todo el tiempo y ya no dependemos del sol para nuestras actividades.  El cuerpo tiene ritmos (circadianos) y tampoco los tenemos en cuenta.  Creemos que podemos pasar por encima de la Naturaleza… y así andamos…

En los comienzos de un nuevo año, pensaba en cómo estos ritmos también suceden en nuestras vidas y en cuánto nos serviría ser concientes de ellos.  Estamos acostumbrados a las líneas siempre ascendentes de los gráficos empresariales y queremos lo mismo para nosotros, sin darnos cuenta de que la vida tiene olas ascendentes y descendentes, sinuosas y enriquecedoras. 

Transcurren en el día, en el mes, en el año,  siempre.  Y no aludo a las montañas rusas emocionales, a esas caídas y subidas dependientes de nuestros estados de ánimos cambiantes, resultados de una falta de armonía interna.  Me refiero a los períodos fecundos del crecimiento: una semilla (que contiene el potencial de una vida preciosa), que crece, florece, da frutos y muere.  Tenemos muchas etapas de esas en nuestra existencia. 

Una forma de observar estas variaciones es lo que se conoce como “los ciclos de nueve años”.  Me pareció interesante acercarte esta teoría, de mano de Louise Hay. Para ver el archivo, entra a este enlace (también puedes investigar sobre Años Personales en Internet).  Haz una retrospectiva de cuándo comenzó tu actual ciclo y fíjate qué correspondería en el 2014.  Te podría ayudar grandemente fluir con el ritmo.




Te agradezco estar ahí.  Hemos atravesado (sincrónicamente muchas veces) los portales de un tiempo lleno de desafíos y dichas y revelaciones.  Estamos abriendo el camino a la Nueva Energía, incorporándola en la vida cotidiana, integrando cuerpo, mente y espíritu.  Me siento bendecida de acompañarnos en el camino.  Te deseo que crees una vida en que tu Esencia sea valorada y manifestada.  Eres único, original, magnífico.  Una chispa de Dios/Diosa.  Eres guiado y protegido amorosamente.