martes, 1 de febrero de 2011

Dar y recibir

La semana pasada, estuve en Pinamar con una amiga (fotos en mi blog: imagenysentimientoba.blogspot.com). Un paciente me prestó su departamento mientras él viajaba a otro lugar. El edificio y el departamento eran preciosos: cada una tenía su propio cuarto, con televisor LED enorme y baño individual, pileta, balcón con una vista de árboles refrescante, etc. Cuando entramos, mi amiga dice: "¡debemos estar haciendo muy bien las cosas para merecernos esto!".


Esto es algo que no se comprende realmente. La mayoría cree que debe luchar y matarse para obtener el acceso a cosas materiales que sueña o que la sociedad le vende que debe tener para ser alguien o disfrutar la vida. No estoy diciendo que unos vivan de otros o que se abusen de lo que otros tengan o hayan logrado. Ni en contra de que cada uno tenga lo que desee. Todo es un ida y vuelta, un dar y recibir. Estoy planteando que podemos dar por un lado y recibir por otro, que podemos dar de una forma y recibir de otra. Todo es energía y circula.

En muchos momentos de necesidad, he recibido dinero, vivienda, comida, salidas, vacaciones, afecto, compañía, ayuda, contactos, lo que sea, de personas a quienes yo (por lo menos, en esta vida) no le había dado nada o no tanto como ellos a mí. A mi vez, he dado mucho a quienes me dieron poco. He aprendido que todo fluye y que la Vida finalmente pone todo en su lugar. Y que las dos cosas son importantes: dar y recibir. En una época, daba continuamente y me costaba recibir, sentía que no lo merecía. Así, cortaba el flujo.

Como hablaba recién con un paciente con respecto a la respiración (clave de cualquier proceso de desarrollo): inhalar y exhalar, tomar y soltar, recibir y dar, adentro y afuera, ampliación y contracción. Un equilibrio perfecto.

2 comentarios:

PazzaP dijo...

Todo es energía, pero hay demasiadas "presas" hechas de miedo a la escasez.

LAURA FOLETTO dijo...

De acuerdo. Pero, ¿no es eso parte de lo que estamos trabajando en este plano: la limitación, la carencia? Todos, en alguna u otra medida, nos creemos escasos y mendigamos o robamos lo de otros o nos limitamos y con eso contribuimos a perpetuar el paradigma (que algunos poderosos terminan usando a su favor).
Percibir las muchas formas que toma y trascenderlas es una solución... que estoy tratando de implementar para mi bien y el de todos. Besos.