lunes, 21 de febrero de 2011

¿Confías en Dios?

Muchas veces, cuando los retos vitales son grandes o cuando cesamos de estar tan apresados por los cantos de sirena de la sociedad surgen las preguntas esenciales: ¿por qué estoy aquí?, ¿para qué?, ¿cuál es el sentido de sufrir así?, ¿qué es este círculo vicioso del cual no sé cómo salir?

Atrapados por la densidad de la tercera dimensión, ciegos a la verdad, movidos por milenios de paradigmas de lucha y dolor, ciertamente no recordamos que hemos aceptado venir aquí. Ni caímos accidentalmente ni nos obligaron ni surgimos de la nada. Hemos venido voluntariamente de múltiples lugares a protagonizar este experimento cósmico de separación y limitación, de dualidad, de luz y oscuridad, de espiritualización de la materia. ¡Qué maravillosa oportunidad y qué desafiante forma de fraguar nuestra Maestría!

Al pasar el velo, olvidamos todo esto y volvemos a quedar enganchados de los dramas cotidianos, de la falta de sentido o del sentido dado por otros. Nos creemos inferiores, solos, aislados, débiles y acumulamos posesiones, relaciones, títulos, dinero, poder para compensarlo. Cuando salimos (morimos), nos damos cuenta de lo que hemos hecho o negado o abandonado y nos proponemos remediarlo. Y entramos nuevamente, llenos de determinación. Y es probable que, otra vez, la ilusión general nos atrape y poco podamos hacer. Y así giramos y giramos…

¿Qué está sucediendo ahora? Estamos cerrando el experimento, somos muchas almas las que estamos recordando y deseando traer el Cielo a la Tierra. ¿Qué nos frena? En cuanto nuestra conciencia comienza a abrirse, las capas de cientos de encarnaciones aparecen, con sus asuntos inconclusos y, sobre todo, con sus miedos y soledades. Nos hemos sentido tan abandonados y aislados en este planeta lejano, tan olvidados por la mano de Dios, que ya no confiamos en que Él estará aquí para sostenernos. La limitación y la carencia vividas por tanto tiempo nos hace dudar de que seremos guiados y protegidos, nutridos y acompañados. Frágiles y perdidos, tratamos y tratamos, para volver a recrear el abandono.

Y, sin embargo, ahí está la solución. Abandonar todo lo que nos detiene, nos aprisiona, nos frustra, nos miente, nos limita. AbandonarNOS. Entregarnos a nuestro Ser Superior, a la Luz y el Amor de Dios. Hermoso como suena, nos resulta extremadamente difícil. Cientos de vidas nos dicen que no será posible. Esta vez tampoco. Esta vez tampoco.


Mi experiencia personal está llena de esta dicotomía. Justo cuando más ardientemente me propongo limpiar mi karma y entregarme a mi alma, más desafíos aparecen. ¿Y podría ser de otra forma? Todo lo inconcluso debe mostrarse para ser solucionado y cerrado. Cuando más deseo abrir mi corazón, más temor y aislamiento suscito. Así debe ser: ¿cómo afirmar el amor sino es eligiéndolo al miedo? Una sola cosa aprendí: cuanto más acepto lo que viene y confío en su resolución a través de la luz y el amor… más sencillo y rápido resulta. La resistencia y la desconfianza sólo lo agranda.

Todos estamos atravesando por esto ahora. No hay ninguna vergüenza en ello. Tenemos la herida de la separación de Dios en los genes. Nos hemos sentido abandonados por Él incontables veces. Volver a confiar en Él es lo que necesitamos: también tenemos la conexión esencial en los genes. ¿Cómo hacerlo? Aceptando lo que sucede como parte del proceso de unión, eligiendo el amor y la alegría, a cada momento. Al principio, resulta arduo pero, a medida que perseveramos, la serenidad que vamos sintiendo nos acerca a una forma de vida totalmente distinta, con una vibración de abundancia y creatividad inigualables.

Mientras voy entregándome más y más, todo se va liberando y desvaneciendo con una velocidad y gracia que me sorprenden. Sólo el AHORA, este instante infinito, encuentra espacio en mí y en mi vida. Sin pasado, sin futuro idealizado. La confianza y la gratitud ensanchan sus orillas y me dejo fluir en el océano de Dios, que todo lo acepta y ama.

6 comentarios:

Malena dijo...

Que hermoso Laura,Gracias.Me gusta seguirte porque voy encontrando respuestas a la mar de preguntas que dan vueltas interminablemente en mi cabeza.De nuevo Gracias.

AnTo dijo...

Realmente bello, Laura. Estoy esperando una beba y desde que lo supe, me planteo tantas cosas y desde una perspectiva totalmente diferente.
Teniendo fe en que El que todo lo puede, me brindó el milagro de la vida en las entrañas. Respondiendo a más de mil preguntas, y dejandome unas cuantas más que me irá respondiendo en tiempo y hora!

Un beso.
Anto
http://asipiensoysiento.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Bonito texto! Me gusta mucho como escribes! Yo y mi hermana realizamos cursos de formacion profesional, pero siempre que podemos navegamos por la red en busca de algo más profundo. Gracias y saludos!

LAURA FOLETTO dijo...

¡Muchas gracias a las tres! Me encanta que les guste como escribo: me sale naturalmente y es buenísimo recibir feedback.
Recibimos respuestas y ellas nos abren nuevos interrogantes: es maravilloso que la evolución no tenga límites. YO es DIOS, DIOS es YO. Ahí está todo.
Besos.

Punto Hispano dijo...

Hola, este comentario es para avisarte que eres nuestro blog destacado, y que estarás una semana en la portada de Punto Hispano a partir de este día.

LAURA FOLETTO dijo...

¡Gracias, Punto Hispano! Es un gran honor ser su blog destacado y aportar mi granito de arena al despertar de la conciencia.
Un fraterno saludo.