jueves, 26 de marzo de 2015

Resistencias y dudas

Una consultante me contaba, enojada, todas las resistencias a su proyecto que encontraba entre sus conocidos.  Otros dudaban tanto de ella como de sus planes.  Se pasaba mucho tiempo rebatiendo lo que le decían, al punto de comenzar a agotarse.

Le dije que me resumiera los argumentos.  Cuando terminó, le pregunté: “¿Acaso no tienes tú misma esas renuencias e incertidumbres?”.  Tuvo que admitirlo.  “Contratamos” a gente de afuera para que sean las voces de nuestras propias obstrucciones y así nos boicoteamos.  Distintas facetas internas reaccionan al cambio, a lo nuevo, a lo desconocido y las personas nos devuelven lo que pensamos.




Cuando dejamos de perder energía en refutarlas y la ponemos en aclararnos interiormente y trabajar por lo que queremos, las contradicciones externas ya no son necesarias.  Entonces, operan como estímulos para continuar.  El adentro construye el afuera.  Siempre.