lunes, 9 de junio de 2014

¿Cómo te está tratando (mal) el 2014?

Este 2014 está siendo bastante difícil.  Lo digo por las consecuencias que estoy observando en mis pacientes y conocidos y en mí.  Por un lado, hay bastante estancamiento.  Se siente como que las cosas se han detenido o que arrancan y no siguen o que los contactos no se realizan.  Puede ser frustrante y exige mucha paciencia y constancia sostener algo en esas condiciones.  Por otro lado, eso también nos da la posibilidad de revaluar lo que estamos sustentando.  Muchas veces, son viejos sueños que necesitan un cierre o una revisión o, quizás, actitudes que ya llegaron a su final.

Esto último es lo que más me ha llamado la atención.  Creo que nos está siendo presentado el verdadero corazón de nuestro aprendizaje, las negatividades más fuertes de nuestra experiencia en esta vida para que no tengamos dudas de cuáles son.  No es una cuestión de castigo sino, por el contrario, una ayuda para que definitivamente nos demos cuenta y lo sanemos y liberemos.

Por esta razón es que es tan intenso y doloroso: es decir ¡basta! al sufrimiento y la limitación.  No nos podemos hacer los desentendidos porque las consecuencias de haber mantenido esas actitudes están a la vista… y de formas muy agudas.  Muchas personas me han dicho que han llorado amargamente o que se han sentido bajar al fondo del pozo al tomar conciencia de años de ideas y conductas equivocadas. A veces, no es que no lo supieran, sino que ahora pueden sentir profundamente lo que han perdido en ese consumo de tiempo y vida.  Y eso es lo que más cuesta: los años invertidos en estrategias inútiles y vacías, sobre todo si el reconocimiento llega en la madurez. 



¿Cuál es la buena noticia?  Tenemos otra (enorme) posibilidad. Comenzando en junio, a modo de revisión, las cosas irán movilizándose a partir de julio o agosto.  ¿Qué hacer entonces?  Borrón y cuenta nueva puede ser una gran elección.  Para muchos, esto significará hacer el duelo por lo que no fue ni nunca será.  Y no tiene que ser extremadamente doloroso ni largo.  La Nueva Energía está nutriendo poderosamente los nuevos proyectos, en todos los sentidos.  Por ello, decidir finalizar con actitudes, personas, situaciones, lugares o lo que sea que necesite un cierre será asistido.  La palabra mágica es esa: elegir.  Sin quedarnos pegados del pasado, sin miedo al futuro.  A partir de la toma de conciencia de lo que precisamos soltar, podemos comenzar a energizar lo nuevo que deseamos que nazca y prospere.  Escuchemos las señales.

Todo está en nosotros.  La semilla de una creación original también.  Y podemos hacerlo desde un paradigma distinto: sin esfuerzos y sufrimientos inútiles, sin dificultades y complicaciones improductivas, sin restricciones y limitaciones infértiles.  Ya lo vemos en los niños y jóvenes, que se niegan a “crecer” bajo las condiciones del sistema imperante.  Se lo debemos y nos lo debemos. 


Por eso te pregunto: ¿qué necesitas liberar para siempre?  ¿Qué vas a crear nuevo en tu vida?  Despierta, despeja tu cabeza de la oscuridad de la dualidad de tu vida cotidiana y percibe la Luz de Dios/Diosa, que siempre está iluminándote y guiándote.  Invócala y únela a tu propia Luz.  Todos somos Uno.  Te necesitamos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me has leido la mente, incluso hasta las fechas coinciden casi que exactamente. Tambien he decidido cortar con un sueño que he estado llevando cabo duranto años de la forma equivocada, ahora que he decidido a terminarlo a modo de borron y cuenta nueva, me doy cuenta de lo mal que estaba (y aun sigo). Lo que mas duele es reconocer los pequeños cambios y actitudes en otros que puede haber llevado a cabo en su momento para que ese sueño se lograra de la forma mas armoniosa, pero que ya nunca mas sera.
Es tal el sentimiento de desesperanza de no saber que hacer con tu vida despues de invertir tanto esfuerzo y tiempo a lago que finalmente no resultó.

Unknown dijo...

Hola!
Te comprendo muchísimo. También, he sostenido sueños que ya no serán. Como escribí en el post, el duelo es necesario, ya que de de esa liberación surgirán las fuerzas para renovarte. Te aseguro que un "nuevo" sueño aparecerá. Lo pongo entre comillas porque puede ser uno mucho más alineado con quien eres esencialmente o el mismo transformado por tus aprendizajes actuales. Sea como sea, siempre nuestra alma tiene maravillosos planes para nosotros. Confía.
Te mando un cariñoso abrazo.