lunes, 10 de junio de 2013

Ser un puente hacia la Nueva Tierra

En este día y época nos estamos moviendo hacia una nueva realidad en la Tierra. Una nueva conciencia está naciendo ahora mismo. Es una conciencia que se fundamenta en el corazón y está basada en la unidad que todos compartimos. Todos ustedes anhelan que esta conciencia se manifieste en la Tierra, y viven para eso; es su mayor ideal. Pero lo que me gustaría inculcarles es que ustedes son los portadores de esta conciencia. Esto no es algo que vaya a suceder fuera de ustedes. No es algo por lo que tengan que esperar, y no tienen que depender de otros por los mensajes o predicciones acerca del futuro. Ustedes son el verdadero centro de esta transformación. Son ustedes los canales de nacimiento para esta nueva energía, y yo les pido que realmente se pongan de pie y sean todo lo que son, porque veo a muchos de ustedes vacilando.  Sus corazones están abiertos y se extienden hacia la nueva conciencia que está amaneciendo. Ustedes añoran intensamente esta vibración de unidad, pero también están temerosos.

Hay dos clases de vibraciones en la Tierra. Está la vieja vibración del miedo que los ha intimidado por mucho tiempo, incluso al punto de ir dentro de las células de su cuerpo. Ustedes reaccionan desde el miedo y por mucho tiempo esto es lo que se les ha enseñado a hacer. Se les ha dicho que para sobrevivir tienen que actuar como una persona pequeña, no como una grande. Ser una “buena” persona muy a menudo es escuchar las voces del miedo. La nueva vibración es totalmente lo opuesto. Siéntanlo por ustedes mismos: ¡la nueva vibración está llena de alegría! Es evidente desde esta vibración que hay suficiente para todos. La nueva energía los alienta a ser grandes, a compartir sus talentos, a estar orgullosos de ustedes mismos.

¿Cómo se mueven entre estas dos vibraciones? A veces ustedes se conectan con la vibración elevada de la alegría y esto los hace sentirse extáticos, como si estuvieran un poco embriagados, porque les recuerda la energía del Hogar, la energía de su alma. Se emocionan hasta las lágrimas y saben en su profundo interior que: “¡Esto es lo que quiero!” Quieren esto en el área del trabajo y también en sus relaciones. ¡Ustedes quieren esto en todo!

Dentro de ustedes hay un niño que tiene miedo de rendirse a esta nueva vibración. No confía en ella, porque este niño no ha aprendido a confiar. Les pido que sean muy conscientes de este niño, porque ésta es la clave. Lo que veo que les está sucediendo es que habitan en dos realidades al mismo tiempo. A veces se sienten muy inspirados y elevados, y en otro momento caen dentro de la vieja vibración y el miedo los domina. Todo lo que sintieron antes en su corazón, su confianza, parece desvanecerse y se encuentran deprimidos o bloqueados para moverse hacia delante. Y algunos de ustedes incluso quieren partir. Es por esto que es tan importante que reconozcan lo que está detrás de esta realidad de miedo. Es un niño atemorizado y ustedes son capaces de ayudarlo; ésa es su verdadera grandeza.

Su grandeza no es tanto que sean capaces de sentir la unidad, sino que sean capaces de extenderse desde ese espacio de unidad hacia lo que está en la oscuridad. Si ustedes no honran y comprenden a este niño atemorizado dentro de ustedes, no pueden entrar totalmente a la nueva vibración. Entonces inviten a este niño ahora a estar cerca de ustedes. Permítanle que les exprese su dolor y déjenlo que lo exprese libremente, que incluso lo exagere. ¿Cuál es su dolor más profundo? ¿Está incluso dispuesto a estar aquí en la Tierra?

Es cuando ustedes están totalmente familiarizados con este niño, esta presencia interior, que pueden poner sus brazos alrededor de él y salvarlo del miedo que lo ha dominado. El miedo puede expresarse de muchas maneras. Puede ser expresado a través de la depresión, y también a través de la ira y de no querer ser parte de esta realidad; una desconfianza hacia las demás personas; o un deseo de escapar, y puede llevar a toda clase de comportamiento destructivo. Pero si ustedes pueden mirar detrás del comportamiento destructivo y ver el rostro del niño atemorizado, pueden llegar con compasión.




Sanarse a ustedes mismos realmente significa descender a la oscuridad, y la habilidad de hacer esto es su grandeza. No separen, no acepten una distinción entre la Oscuridad y la Luz, sepan que la unidad está en todas partes. No se alejen de la realidad, no se alejen del miedo o de la oscuridad cuando la vean. En lugar de eso se arrodillan y preguntan: “¿Dónde está el niño interior?” No le teman a la oscuridad, porque es su miedo a la oscuridad lo que los bloquea para pasar hacia la nueva vibración.


Todos ustedes acarrean recuerdos dentro de ustedes mismos, no sólo de esta vida, sino incluso antes de ésta. Tienen recuerdos de momentos en los que el miedo los dominó y perdieron su camino. Es por eso que ustedes hoy a veces se pierden y no creen en su grandeza. Pero yo les digo: éste es el momento para el cambio, es ahora. Y su verdadera misión no es sólo dejar la vieja vibración detrás y entrar dentro de lo nuevo, sino llevar la nueva vibración del amor y de la alegría dentro de lo viejo, sanar al niño interior, y sanar a la sociedad como es ahora. Porque ése es el resultado; esto es lo que sucede cuando las personas se sanan a ellos mismos individualmente; esta energía fluirá hacia la sociedad. Entrará en las instituciones educativas, incluso en la política y en la medicina, y la nueva vibración entrará pacíficamente, sin luchar. Ustedes son capaces de hacerlo.
Pamela Kribbe canaliza a Jeshua