sábado, 7 de enero de 2012

Paciencia... paciencia...

"Con frecuencia, la falta de paciencia es la raíz de las oportunidades perdidas. Porque, después de todo, ¿qué es la paciencia? Simplemente es el conocimiento inamovible (certeza) de que cualquier cosa que sea para nuestro beneficio, ocurrirá. La certeza, confianza y paciencia nos permiten apartar toda duda y mantenernos en el camino durante los momentos de dificultad, en lugar de buscar o crear sustitutos mediocres a la realización."


Estoy de acuerdo con este pensamiento de Yehuda Berg... aunque me ha costado mucho seguirlo.  Tengo poca paciencia.  Ha sido una labor paciente lograr elevarla.  Ha significado esperar los tiempos de los demás (tanto en lo individual como en lo colectivo), mis propios tiempos, los procesos involucrados, la madurez.  Me he enojado y frustrado mucho por mi escasez de paciencia, inútilmente.  Todavía me sigue pasando, no tanto como antes, pero debo recordar respirar, aceptar y continuar. 




Ahora que lo pienso, soy tremendamente paciente con mis metas fundamentales. A pesar de tantos desafíos, fracasos y llantos, no desfallecí ni renuncié a lo que me propuse desde el corazón; seguí hasta que lo logré.  Eso fue así por lo que dice Berg: la confianza y la fe en que iba a suceder.  Es en los hechos cotidianos que me exaspero, en general.  Ahora, mi Aries está más domado y tranquilo, gracias a las esperas interminables a que fue sometido.  Y está bueno...

2 comentarios:

Campanilla dijo...

Estoy segura de que eres muy paciente. Tal como dices, lo important es serlo en lo fundamental. A menudo nos desesperamos por bobadas sin importancia, creo que es algo inherente al ser humano. Despues, cuando nos ocurre algo importante de verdad, sacamos la paciencia a borbotones......Besitos amiga.

LAURA FOLETTO dijo...

Es cierto, Campanilla. Soy muy paciente en lo fundamental. En lo cotidiano, más que desesperarme, me enojo por frustración, porque las cosas no son como quiero y, más que nada, porque no son en los TIEMPOS que yo quiero. Ahora, que se están acelerando, me siento más cómoda... jaja! Besitos.