lunes, 30 de enero de 2012

Celebren sus fracasos

¿Será posible acaso que las mayores razones para celebrar se encuentren en forma de lo que podrían llamar fracasos, esas cosas que no terminaron como ustedes esperaban ni llegaron a cumplir una esperanza o un deseo? ¿Cómo pueden ser felices con algo que les causa tristeza y cuyo resultado significa que deben volver a crear una parte de su viaje o encontrar otro camino para su vida, porque aquél en el que han estado ya se ha terminado? Eso que llaman fracaso es en realidad una expresión de la sanación de su alma, si entienden su verdadero significado y valor.

El significado de un fracaso se puede encontrar en la alineación, porque no pueden crear aquello con lo que no están alineados. En el pasado, tal vez fueron capaces de crear una versión de ello, pero a medida que eleven sus vibraciones notarán que sus fracasos llegan más rápidamente y con mayor intensidad. Esto se debe a que están siendo guiados a seguir el camino de alineación, aquello que está alineado con su energía, el deseo de su alma para su bien más elevado y mayor expresión energética. Cuando tienen la intención de ser poderosos, todo lo que no sea una expresión de ese poder será retirado de su campo de potencial.

El valor del fracaso es la desconexión de energías que ya no les sirven, de ciclos kármicos y de la repetición de comportamientos pasados. Todo lo que conocen proviene de su pasado, otras vidas, su historia kármica y memoria celular. Las más altas expresiones de su energía representan el camino de lo desconocido y éste se desarrollará con su intención. Al fracasar en una cosa y soltarla con desapego, alegría y perdón, permiten que una mayor expresión de su energía se presente y se convierta en parte de su realidad.

Cada fracaso es una confirmación de que su energía ya no está en ese nivel y dentro de esas posibilidades. Hay mayores potenciales y energías disponibles para ustedes, y van a invitarlas a convertirse en su realidad cuando puedan bendecir sus fracasos y soltarlos, sabiendo que así es como su alma les avisa que ya no pueden crear en ese nivel. Es también una invitación a expandir su conciencia de sí mismos, de sus sueños, deseos, y a abrazar un potencial más elevado. Así pues, celebren sus fracasos, estén agradecidos por ellos, ya que les están mostrando que todo está bien, que están en el camino de transformación y que otra realidad está esperando que ustedes la creen.


Comparto este mensaje del Arcángel Uriel, canalizado por Jennifer Hoffman, porque lo estoy observando mucho últimamente. Por experiencia personal, sé lo descorazonador que puede ser el fallo de proyectos y caminos transitados. Creo que el mayor problema es llamarlos “fracasos”. Como bien dice el escrito, se trata de finalizaciones de etapas que han cumplido su ciclo y demandan renovación.


Nos resistimos a admitir que estamos siendo empujados por nuestra alma a mayores niveles de integración y crecimiento y, con ello, atrasamos y dificultamos el proceso. La clave es ACEPTAR y permitir que nuestra vida se vuelva plena al acceder a nuevas maravillas que nos esperan.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias!!

Friedya el poder de la Diosa dijo...

gracias, recordar esto es muy importante para mi que me encuentro tan "fracasada" en tantas cosas últimamente.abrazo tu corazón

LAURA FOLETTO dijo...

Si tienes tantos "fracasos" últimamente, es que estás limpiando mucho. Agradécelo y cambia el rumbo para llenarte de abundancia. Besos.