sábado, 26 de noviembre de 2011

Los peligros del prosperar

El Ego vive del control. Esto se agudiza más cuando intentamos prosperar. Comenzamos a buscar los riesgos que nos acecharán, las personas que nos impedirán lograr lo que deseamos, los problemas que nos impondrá la sociedad, los múltiples inconvenientes que seguramente atravesaremos, etc. Pensamos y pensamos tratando de controlar esta maraña para poder evitarla o solucionarla.


Si somos los creadores de nuestra realidad, no existen tales peligros… a menos que los creemos al planearlos, al temerlos, al imaginarlos. Y si alguien nos daña es porque nosotros le hemos dado ese poder con nuestro propio miedo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

COMPARTO TU ESCRITO. ANSIAR LA ABUNDANCIA Y LA PR0SPERIDAD NO ES MALA PALABRA. PERO ES CIERTO QUE PARA LOGRALO HAY QUE LUCHAR, Y VAN A HABER OBSTACULOS. PERO SI LO HACEMOS CON DETERMINACION, Y CERTEZA, EL FANTASMA DE LOS MIEDOS DESAPARECEN

LAURA FOLETTO dijo...

Justamente no creo que haya que luchar, porque se lucha cuando se cree que para lograr algo es necesario SACÁRSELO al Universo, por lo que tendremos enemigos y obstáculos para concretarlo.
Un deseo se CO-CREA, junto con el Universo; es ponerse en vibración para atraer las personas, los recursos y las situaciones que lo harán posible.
Sí tenemos que tener determinación y certeza (y confianza y paciencia y perseverancia) para liberar lo que nos impide lograrlo (internamente) y sostener la intención hasta que se concreta.
Gracias por tu comentario. Besos.

Anónimo dijo...

Gracias Laura, este post y el de ¿tu energía busca resolución? me bienen muy bien en este momento. Estoy en un momento de crisis, confución, cambio en mi vida... estoy tocando fondo. Necesito alimentar mi autoconfianza, necesito dejar de juzgarme, necesito dejar de buscar afuera lo que solo yo puedo darme y de hecho todo el amor, comprención, consuelo, apoyo, fuerza que necesito solo puedo encontrar en la Fuente Divina. Solo necesito creermela de verdad que yo soy parte de esa Fuente Divina y esta dentro de mi. Necesito un cambio pacífico.

LAURA FOLETTO dijo...

Así es, los cambios no se pueden parar, así que lo que podemos decidir es cómo lo haremos: sufriendo, culposos, victimizados o confiados, creadores, conectados, disfrutando. Es necesario SOSTENER esta decisión hasta que se in-corpore, se sienta en el cuerpo y en el corazón. Es cierto que necesitas creerlo, porque la realidad es que ya es así. Besos.