martes, 24 de febrero de 2009

¿Entras al círculo virtuoso del amor y el reconocimiento?

Últimamente, he mencionado los modelos que todos hemos creado en nuestra infancia para obtener cariño y validación. Mientras que para algunos esto significa enormes niveles de autoexigencia y perfeccionismo, para otros implica constantes enfermedades o fracasos, para otros un aislamiento pasivo, entre otras actitudes auto-castigadoras.

Voy a exponer, en una forma muy sintética, cómo se desarrolla este conflicto, que se convierte en un circuito enfermo y limitante, a menos que tomemos conciencia y lo rompamos:

CÍRCULO VICIOSO

QUIERO EL AMOR EXCLUSIVO Y TOTAL DE MAMÁ Y PAPÁ
Deseo ser amado egoístamente, así que, si mis padres aman a otros o no me dan todo lo que necesito, me veo excluido
Frustrado en la clase de amor que quiero, me siento no amado lo suficiente.

ME SIENTO RECHAZADO
Experimento odio y hostilidad

ME SIENTO CULPABLE
Debo ser bueno y amar, especialmente a mis padres; si no, soy malo, es pecado

MEREZCO SER CASTIGADO
Pero, tengo miedo de serlo

NO MEREZCO EL PLACER
Lo deseo, pero, si soy feliz, el castigo será peor
Tengo miedo a la felicidad

TENGO MIEDO DE SER CASTIGADO, AUNQUE LO MEREZCO
Pero, si me castigo yo mismo, al menos evito la humillación de ser castigado por los demás
Creo enfermedades, fracasos, dificultades

TAL VEZ, ME PUEDA ESCAPAR
Si soy perfecto, si soy el mejor, podré encontrar una solución
Me planteo un modelo con autoexigencias imposibles de satisfacer

ME SIENTO IMPERFECTO E INFERIOR
Todos son felices, pero yo no puedo ser bueno y puro
Me aíslo, siento vergüenza, debilidad, temor

FRACASÉ
Soy inferior, pero si pudiera recibir enormes cantidades de amor, respeto y admiración de los demás, sería como recibirlo de mis padres
Además, probaré que puedo ser perfecto y digno de amor

EL CÍRCULO SE CIERRA POR DONDE COMENZÓ:
MI NECESIDAD DE SER AMADO SE VUELVE TODAVÍA MÁS COMPULSIVA
Repito la actitud una y otra vez con todos y en cualquier situación y me frustro más y más, acrecentando los fracasos y problemas

ESTOY EN UN CONFLICTO IMPOSIBLE DE RESOLVER
Mis Niños Internos sólo tienen el deseo inmaduro de recibir amor, cuidado y reconocimiento, sin dar casi nada a cambio y sin tomar riesgos (sobre todo el desafío de conocerme verdaderamente y cambiar)

CÍRCULO VIRTUOSO

RECIBO TANTO COMO DOY
Sano a mis Niños Internos y me convierto en sus amorosos Padres
Sólo cuando amo en forma sana y madura y sólo cuándo estoy dispuesto a amar tanto como deseo ser amado, el amor estará cerca


Atiende la plegaria de tus Niños que necesitan de tu amor, de tu conciencia, de tu protección. Si necesitas ayuda para romper este círculo vicioso, escríbeme y suelta tu imagen idealizada para poder acceder al potencial maravilloso que trajiste.