domingo, 29 de abril de 2007

Presente

Desde anoche, estuve con dos chicos de 4 y 7 años (mucha energía y mucha demanda). Hoy, temprano, me llamó mi padre por problemas con mi madre (poca energía y mucha demanda). La única manera de vivirlo es estar presente todo el tiempo.

En el momento que me distraía y comenzaba a hacer panoramas lóbregos o a decaer en la atención de ellos, todo se trababa y se ensombrecía. Respiré, me calmé, encontré la mejor solución para mis padres y seguí jugando con mis sobrinos del corazón.

Así, nos divertimos mucho, charlamos mucho, nos llenamos de amor muchísimo. Presencia total.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tengo cuatro chicos de 5,8,12 y 14 años y es cierto que requiere mucha atención, tanta que muchas veces se me olvida que estoy. Últimamente les hago menos caso para que jueguen entre ellos, sobre todo los pequeños y casi siempre lo consigo. Los mayores, la verdad es que no me dan ningún problema pero también requieren sus atenciones, sobre todo para escurcharles en sus asuntos y tratar de tranquilizarles en sus tensiones normales de su edad.

Saludos desde Ávila, Juan Carlos

LAURA FOLETTO dijo...

Hola, Juan Carlos
Sí, con cuatro chicos de edades tan diferentes lo único que puedes tener es PRESENCIA, que no es lo mismo que atención, es mucho más. Es estar plena y gustosamente. Al hacerlo, no sólo no te cansas sino que te alimentas y te regeneras. Luego, ellos no demandarán tanto de ti porque te habrán tenido completo y podrán disfrutar con sus hermanos.
Gracias por tu compartir. Te mando un gran abrazo,
Laura Foletto