miércoles, 18 de mayo de 2016

La hipersensibilidad como camino evolutivo

En una entrada anterior, mencioné que las personas introvertidas suelen ser hipersensibles.  También, es una condición poco reconocida y generalmente tomada como un perjuicio (o como un privilegio, lo cual tampoco es tan real).  Como todo, tiene sus ventajas y desventajas.  En principio, veamos algunas características:

-      Las neuronas espejo actúan constantemente.  ¿Qué son?  Situadas en la corteza frontal inferior, cerca del centro del lenguaje, están relacionadas con la empatía y con la habilidad para captar, procesar e interpretar las emociones ajenas.  Desde la infancia, perciben hasta las más pequeñas actitudes de los mayores y los más diversos aspectos de las situaciones y, como no pueden siempre desentrañarlas correctamente, suelen vivir con ansiedad, confusión y una fascinante curiosidad las relaciones y las vivencias, lo cual los lleva a reaccionar excesivamente  y/o a encerrarse por no ser capaces de afrontar tanta información externa e interna. 
-      Tienen una gran actividad en la ínsula, la cual está relacionada con el sistema límbico o sea con las emociones.  Se dice que es el centro de la conciencia y tienen mucha receptividad a estímulos visuales relacionados con rostros y expresiones emocionales como también a otros vinculados a estímulos físicos (como luces, ruidos u olores fuertes) teniendo un bajo umbral para ellos, al igual que para el dolor.


¿Cuáles son las dificultades y los dones?
-      El hecho de empatizar con los demás, reconociendo sus emociones y pensamientos, otorga un gran poder, al igual que una gran vulnerabilidad.  Es posible que confundan lo de los demás con lo de ellos, sin lograr separarlo.  Es necesario saber cuidarse, poner límites y acompañar sin fusionarse.
-      La intensidad de sentimientos que no encuentran una salida fácil por sentirse raros y aislados los puede llevar a depresiones, sufrimientos inútiles y tristezas.  Deben aprender a abrirse a personas de confianza, a expresarse, a tomar esa extrema sensibilidad como un regalo que les permite disfrutar de las pequeñas cosas de la vida como de la ofrenda de amar y ser amados profundamente.
-      La soledad que tanto los atrae para procesar sus percepciones y creatividad puede ser tanto un pro como una contra, si no saben manejarla junto con otros momentos de participar con los demás.
-      La aceptación y reconocimiento de su condición es la llave para su evolución; de lo contrario, es la clave para su destrucción.  Comprender que los demás no tienen su sensibilidad a los estímulos físicos o emocionales, al dolor y la vulnerabilidad, a los constantes cuestionamientos, a la intuición y conexión, al detallismo y exigencia, los puede convencer de integrarse un poco más y compartir esos dones con los otros, que necesitan de alguien con quien abrirse a procesos más interiores y hondos.


Soy hipersensible y conozco unos cuantos.  Algunos enarbolan su estado como una prerrogativa y exageran sus características hasta considerarse “especiales”.  Otros se ocultan vergonzosamente y sufren.  Estas posiciones duales no sirven, ya que perjudican la esencia que traemos.  Todos somos distintos, cada uno eligió su propia forma de aprender al encarnar con ciertas condiciones.  En ellas, reside su fortaleza y su desafío, su facilidad y su obstáculo, su capacidad de servir y de recibir.  Al entregarnos a lo que somos, abrimos la puerta al potencial de felicidad y plenitud que reside en cada uno.

2 comentarios:

LILIANA POSSO L. dijo...

interesante su reflexion. considero que tengo sensibilidad alta para observar y darme cuenta de la emocion en otros. es una fortaleza. soy muy observadora y esto me ha servido bastante para ofrecer las clases de meditacion y yoga.

gracias

Unknown dijo...

Felicitaciones, Liliana! Has sabido utilizar las ventajas de ser hipersensible.
Te mando un gran abrazo.