jueves, 16 de enero de 2014

Respirando con el mar


Para quienes están en la playa ahora de vacaciones y para quienes estamos en la ciudad, imaginando el mar: inhala, sintiendo que una ola va subiendo lentamente por tus pies, tus piernas, tu tronco, tus brazos, tu cabeza, recorriendo profundamente tu cuerpo y tu mente, ocupando cada célula. Cuando exhalas, el agua se retira llevándose toda clase de toxinas. Inhalas y exhalas, sintiéndote cada vez más purificado y sanado.

Cuando estés plenamente limpio, continúa inspirando y expirando el poder, la fluidez, la pureza, el amor del agua, que se comunica con el agua de tu cuerpo, cálida y serenamente.