sábado, 6 de diciembre de 2008

Tintín de luz

Cada tanto, me googleo y me sigo sorprendiendo la cantidad de sitios y blogs que levantan mis escritos. Además de los lugares específicos en los cuales he colaborado, muchos repican mis reflexiones en sus lugares.

Pensaba en la enorme cantidad de personas a las que he llegado. Dos presentaciones en Slidshare fueron vistas 6.053 veces. Un artículo en Buenas Manos fue leído por 117.606 personas. No puedo creer (aún hoy) la penetración de Internet en nuestras vidas.

Mi mayor deseo es que, cada alma que lea algo mío, sea tocada por una caricia de luz que le recuerde el ser maravilloso que es y el amor de Dios que mora en su interior.