viernes, 24 de mayo de 2013

Débil y fuerte


En el mundo de la dualidad, cuando actuamos un polo, seguramente tendremos el otro oculto o rechazado o negado.  Esto es evidente en personas que muestran ser fuertes, mientras interiormente se sienten extenuados o desearían poder revelar sus fragilidades o ser abrazadas tiernamente.  En el caso de los que se exponen débiles, ellos se están impidiendo su propio poder, sea para beneficiarse de la victimización o porque se creyeron que no podían con su vida.


Somos media persona cuando no aceptamos nuestros diversos aspectos y nos impedimos la plenitud de ser completos.  Sin importar si hace mucho o poco que lo estamos haciendo o la reacción de los demás a las nuevas actitudes, es necesario que nos demos la oportunidad de vivirnos íntegramente y aprender de todo lo que somos.