miércoles, 7 de diciembre de 2011

Buenos Aires arbolada


Como he dicho muchas veces, amo los árboles. Mi ciudad está plena de ellos, especialmente mi barrio, Belgrano. Además, estoy cerca de los Bosques de Palermo, un enorme parque diseñado por el paisajista francés Charles Thays. En esta época, los verdes y las flores embellecen aún más el lugar. Un español que forma parte de mi grupo de gimnasia china, quien ha viajado por todo el mundo, dice que no hay ciudad más arbolada que Buenos Aires.


A pesar del calor y la humedad, los “buenos aires” soplan frescos entre las ramas, trayendo un respiro y el suave perfume de los tilos, los paraísos, los jacarandás y muchos otros.


Cuando viajo por la ciudad, son los árboles los que atraen mi atención y me lleno los ojos de verde y el corazón de la energía divina que arraigan.

2 comentarios:

ESTRELLA FAVORABLE dijo...

Laura me ha encantado tu entrada. A veces paseamos por la ciudad y no dedicamos una mirado a lo que nos rodea, entonces hay un día que descubres que cerca de tu trabajo hay un ginko biloba, un árbol muy antiguo y con unas preciosas hojas.

LAURA FOLETTO dijo...

Sí, Buenos Aires es una preciosa ciudad, no sólo por la arquitectura (tan diversa) sino también porque tiene mucha Naturaleza y es un placer observar los cambios de estación y lo que cada uno trae como regalo para disfrutar. Me alegra que hayas descubierto tu gingko... Besos.