viernes, 1 de abril de 2011

Mimándome

Me estoy consintiendo estos días... bastante... y me encanta! Me he propuesto, desde fines del año pasado, cuidar mi cuerpo, mimarlo, ponerlo diez puntos. Desde depilación definitiva hasta peelings, desde arreglos dentales hasta masajes, pasando por lindos cafés y restaurantes, paseos y descanso. Algunas de estas cosas vienen a través de los sitios de descuentos, tan de moda ahora, y todavía lo disfruto más. ¡Algo que me gusta y más barato! El sueño de cualquier mujer.






Me faltaría algo de ejercicio (me resisto) y un poco más de comida sana, al igual que una actividad creativa (como pintar o bailar). Ya llegará. Me siento mejor que nunca. Cuando tenía 20 años, era una farmacia ambulante: llena de remedios para mis psicosomatizaciones. Ahora, por cumplir 56, estoy armónica, centrada, contenta. Estoy sana.


Cuando dicen que la edad trae enfermedades y problemas, yo creo que es al revés. Obviamente, hay un cierto desgaste físico, pero lo cierto es que el cuerpo actúa en consonancia con la mente y las emociones y es, en definitiva, el que los expresa; por lo tanto, cuanto mejor estoy, más sana estoy. Por otro lado, es el templo del Espíritu, así que lo debo cuidar y proteger.


Estar en la Naturaleza es una de las cosas que más aprecio y mejor me hacen. No soy fotogénica, pero me gustaron estas fotos sacadas en la Reserva de Otamendi: la serenidad del lugar es un marco maravilloso.

4 comentarios:

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Y la serenidad y la luz que se aprecia en tu rostro.

Comparto al 100% todo lo que dices.

Besos, Laura.

Carla dijo...

Y bien que haces! Yo no tengo mucho tiempo para cuidarme (trabajo y estudio un master MBA), pero de momento soy joven y no me pasa mucha factura. Sin embargo es algo que siempre le digo a mi madre. Tiene fibromialgia y lo necesita más que nadie. Sigue así!

LAURA FOLETTO dijo...

¡Gracias, Concha! Tu luz amplía mi luz.
Carla, todos tenemos que cuidarnos, porque, en estos tiempos, el cuerpo va a pasar mucha factura, sin importar la edad, debido al intenso proceso por el que está pasando. Tu madre lo debe estar sufriendo, quizas, al no concientizarlo o rechazarlo. Es preciso mimosearlo muchísimo... :-) Besos.

añil dijo...

Me encanta lo que desprendes tanto en tus letras como en tu aspecto.

Gracias por compartirlo.

Un beso